El rincón del Viejo Canalla
Falu y Moguilevsky

JUAN FALU-MARCELO MOGUILEVSKY- Ayer es siempre. Alfiz 89853.

No es común el caso de que dos maestros en sus respectivos instrumentos se puedan juntar para una grabación. Sin embargo es lo que aquí ocurre con el guitarrista Juan Falú y el multi-instrumentista Marcelo Moguilevsky (le he visto y oído tocar no menos de una docena de instrumentos). Falú es un eximio intérprete de la guitarra y ha influenciado a numerosos músicos jóvenes y en cuanto a Moguilevsky, su versatilidad le permite incursionar en los más variados géneros (folclore, klezmer, música académica). Ya en 1996 (Improvisaciones) y 2003 (Semitas) ambos habían tenido la oportunidad de grabar juntos pero en este caso lo hacen en vivo en el Espacio Tucumán y en todos estos registros el rasgo fundamental es como consiguen fusionar las raíces tradicionales de nuestra música folclórica con versiones muy libres, que dejan amplio espacio para la improvisación. A partir de esos presupuestos era inevitable que el Cuchi Leguizamón estuviera representado por varias de sus bellas zambas, tal el caso de la Zamba del Argamonte, Coplas del regreso, Zamba del laurel y Si llega a ser tucumana, antológicas versiones en la que MM se luce en el clarinete y una memorable interpretación de la Zamba de Lozano en un dúo de guitarra y clarón. Pero también hay varias enjundiosas chacareras como la Del 55 y La cruzadita (aunque me sonó a Juan del Monte), de Pepe Núñez y La vieja en las que Moguilevsky se destaca en los aerófonos. El tema que da título al disco es un melancólico estilo de Falú en el que MM muestra su virtuosismo en la armónica en tanto que Vidala del imposible es una bella composición de J.C. Franco cantada por Juan con gran sentimiento y Marcelo también canta la huella De ida y vuelta y la canción litoraleña Pan de agua, de Ramón Ayala. Un disco excelente, a la altura de las expectativas que despertaba la conjunción de estos dos enormes músicos. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO LOS DOMINGOS 11, 18 Y 25 DE SETIEMBRE A LAS 21 HS. EN CAFÉ VINILO, GORRITI 3780.

 

 

NORRIS TRIO. Tonadoda. Edición independiente.

Este trío es un caso sorprendente dentro de la vigorosa escena del jazz nacional, ya que esta es la octava placa que graban. Ya hemos señalado en este espacio que Enrique Norris es uno de los referentes indiscutibles dentro de la línea más vanguardista del jazz local, ya sea como intérprete de corneta y piano como en su rol de compositor. En cuanto a Maximiliano Kirszner es un joven contrabajista de gran talento y Pablo Díaz uno de los más completos bateristas del medio. Es indudable que los años de compartir música ha conseguido que el grupo muestre una perfecto interacción entre sus integrantes, al mismo tiempo que la libertad de sus improvisaciones provoca que cada una de sus presentaciones suene diferente. Tal vez el rasgo distintivo de este disco sea que aparece como más “accesible” para el público medio, a partir de una mayor presencia de momentos melódicos. El sonido intenso y oscuro de la corneta de Norris y su creativa expresividad en el piano (no estaría mal que sacara un disco con el trío solo tocando piano) se amalgama adecuadamente con sus compañeros en un programa en el que predominan los tiempos medios, aunque también están presentes los momentos intensos, y se alternan con precisión los riffs con los solos, consiguiendo además en varios pasajes logrados climas mientras que en uno de los temas cuenta con la siempre bienvenida presencia de Paula Shocrón en piano.. Otro muy buen disco de este trío que muestra acabadamente su solvencia y creatividad. Jorge García.

 

 

 

CUARTETO INSTANTANEO. Temporal. Edición independiente.

Como su nombre lo indica, este grupo –más allá que ofrecen un programa integrado por varios temas-  desarrolla en esta, su primera placa, su música a partir de la espontánea creatividad de sus integrantes para la improvisación. Integrado por Francisco Salgado en trombón, Enrique Norris en corneta, Tatiana Castro Mejía en piano y Guillermo Roldán en bajo eléctrico, el cuarteto ofrece una serie de piezas que bien pueden verse como una obra integral dividida en varias secciones en las que cabe destacar los brillantes solos de Salgado, el sonido oscuro de la corneta de Norris, la versatilidad de Tatiana que puede pasar de un ascético y contenido pasaje a otro de reminiscencias “taylorianas” que desemboca en un tema de Thelonious Monk y el muy buen trabajo de Roldán que consigue que su bajo actúe tanto en el rol de instrumento rítmico como de nexo interactivo con los otros instrumentos. En la placa se alternan pasajes de gran intensidad con otros más líricos e introspectivos, sin dejar de lado momentos en los que privan los elementos melódicos. Un gran debut de este grupo y un destacado aporte a la vertiente más vanguardista del jazz nacional. Jorge García.

 

 

 

NICOLAS BOCCANERA TRIO. Fricción y Ficción. PAI 2662.

Una de las características que ofrece la fértil escena del jazz nacional es que permanentemente aparecen jóvenes intérpretes de grandes aptitudes. En este caso es el pianista Nicolás Boccanera quien, además de sus condiciones como instrumentista, aparece como un muy interesante compositor. Acompañado de la contrabajista colombiana Diana Arias y Federico Isasi en batería, Boccanera ofrece un programa integrado casi en su totalidad por obras propias. El tema inicial, Trizas, comienza con un solo del bajo con arco de matices graves, desembocando en un muy buen solo de piano en tiempo medio. Un tono introspectivo y obsesivo recorre Ciento once, en tanto que en el más enjundioso Farfafa hay solos del bajo y la batería. El tono obsesivo vuelve a aparecer en el trabajo del pianista en Díptico, mientras que el tema que da título al disco propone un lírico solo de Boccanera y una buena intervención de Isasi y hay otra gran labor del pianista en Loba. El disco finaliza con una muy personal interpretación de Round Midnight, de Thelonious en la que se destacan Boccanera y Arias. Un muy atrayente disco debut de este joven trío. Jorge García.

 

 

 

PAJARITO. Música de todos los tiempos. Kuai 037.

Como su nombre lo indica, este disco del cuarteto Pajarito, ofrece un ecléctico menú de composiciones que reconoce diversas influencias. Integrado por el contrabajista Leandro Zappino, autor de todos los temas, los guitarristas Matías Suárez y Juan Fillipelli , el joven y talentoso baterista Fermin Merlo, más la presencia de vientos en los últimos tres temas, el disco ofrece un amplio lucimiento de los dos guitarristas en la mayoría de los temas. Hay obras intensas, como Nazca y Rayo, otras más introspectivos, tal el caso de Nodos y Morfología de una flor, algún ritmo cercano al bolero (Rice) y temas de una estructura más libre (Lucha de monos y Kalanchoe) que permiten apreciar las muy buenas condiciones autorales de Zappino, la solidez de la sección rítmica y las virtudes de dos guitarristas de estilos muy diferentes. En 64 escalones, posiblemente el tema más complejo del CDE, se agregan Sebastian Greschuk en trompeta, Pablo Moser en saxo tenor y Misael Parola en saxo alto y Gospel es presentado primero en versión de cuarteto y en el final del disco en una versión en la que se agregan los vientos en destacados solos. Un muy interesante debut de este grupo. Jorge García.

 

 

 

SEBASTIAN MAZZALUPO. El gran escultor. Kuai 034

El sello Kuai es en estos momentos la fuente más importante para que jóvenes músicos de jazz muestren sus obras y en el conviven expresiones de vanguardia y otras que responden a propuestas más tradicionales. A este segundo grupo pertenece este disco del joven saxofonista Sebastián Mazzalupo, un instrumentista que abreva en diversas fuentes (jazz, soul, funk). Acompañado por el pianista Miguel Marengo, el contrabajista Juan Manuel Bayon y el baterista Carto Brandan ofrece un repertorio de composiciones propias estructurado en base a aquellas características. Así, el disco se inicia con un tema funky (Bonito), con buenos solos de saxo tenor y piano, en tanto que la obra que da título al disco tiene características souleras. El resto de los temas está encuadrado dentro de una línea más estrictamente jazzística (Ya veremos, Idas y venidas, ¿Qué será, será? y No te alteres, dentro de un estilo cercano al Hard-bop y Recitado y Casi una de amor, en una línea de baladas más líricas, en la segunda de ellas con un muy buen dúo entre el saxo tenor y el contrabajo. Un trabajo sólido dentro de estructuras conocidas. Jorge García.

 

 

 

KAI D´RAIZ. Kdr 2015

Dentro del muy creativo panorama de la música que fusiona diferentes ritmos y géneros no abundan los grupos relativamente numerosos. Por ello es bienvenida la aparición de este octeto que desarrolla un repertorio de obras compuestas (salvo una) por uno de sus integrantes, el saxofonista Nicolás García Médici, que lo muestran como un muy interesante autor. Si bien en la música del grupo puede detectarse la influencia de algunos ritmos folclóricos, el permanente gusto por la improvisación muestra innegables raíces jazzísticas. Con una sección de cuatro vientos, piano, guitarra, contrabajo y batería, la formación muestra una perfecta amalgama entre los pasajes solistas y otros en los que hay un creativo trabajo de interacción entre los vientos con el poderoso impulso que propone desde la batería Mariano Saenz Tejeira. El disco comienza con La interminable, una suerte de chacarera asimétrica con bruscos cambios de tiempo y continúa con la suite en tres movimientos con el nombre del conjunto, con un primer movimiento con un ritmo cercano a la baguala, un breve tema de transición y un tercer episodio en el que hay un gran trabajo de los vientos y la batería. Espejo, del guitarrista Pablo Butelman es un tema introspectivo con una lírica introducción del piano de Emiliano Spadaccini, mientras que Hugo propone un clima misterioso con un gran solo de García Médici en saxo soprano. Jojo es una suerte de vidala en la que se lucen la guitarra y el trombón de Manuel Calvo. El muy atractivo disco finaliza con Acechando, un intenso aire de chacarera con un muy buen solo de saxo alto de Juan Ignacio Sánchez. Un grupo definitivamente a seguir. Jorge García.

 

 

 

WOLFF-POSSETTI. De entrecasa, Club del disco 047.

No es muy común que se presente una formación de bandoneón y piano haciendo tangos por eso es bienvenido este dúo integrado por el pianista Hernán Possetti y la bandoneonista Eva Wolff. Instrumentistas muy dotados con estilos  contrapuestos, enérgico y exuberante Possetti, intimista y contenido Wolff, consiguen sin embargo una perfecta simbiosis desarrollando un repertorio integrado principalmente por tangos clásicos aunque no faltan un par de obras de autores actuales. Así se pueden escuchar excelentes versiones de Redención, de Alfredo Gobbi, Boedo, el bellísimo Divina, de Joaquin Mora, Loca Bohemia, interpretada en solo de piano y El pollo Ricardo, todos arreglados por Possetti. Niebla del riachuelo ofrece un original y melancólico arreglo de Eva Wolff en tanto que Monte callado, es una poco conocida milonga de Atahualpa Yupanqui con reminiscencias de otros temas del autor. Los dos atractivos temas contemporáneos son Tangosis, de Cristian Zárate y la bella milonga lenta Inmensidad, de Ezequiel Mantega. Un muy buen disco a cargo de dos excelentes músicos en una formación poco frecuente. Jorge García.

 

 

 

ENRIQUEZ-KVITKO. De la tecla a la bordona. Edición independiente.

La combinación de dos instrumentos armónicos como el piano y la guitarra no siempre consigue resultados apreciables. Sin embargo, hay que apresurarse a decir que en este caso, la fusión del joven y talentoso pianista Adrian Enríquez (integrante del quinteto de Ramiro Gallo) y el excelente guitarrista Dipi Kvitko, ofrece atractivos y originales arreglos de algunos añejos títulos (y otros más modernos) de nuestra música ciudadana. Así en Poema, un poco conocido tema de Bianco y Melfi, el piano juega un papel casi percusivo, mientras que dos obras tan transitadas de Filiberto como Yo te bendigo y Caminito son objeto de muy personales arreglos, algo que también ocurre con Nueve de julio, que ofrece excelentes variaciones de Kvitko. También Milonguero viejo y Danzarín permite el lucimiento de ambos intérpretes y Cafetin de Buenos Aires es expuesto en una versión muy original. Hay también dos milongas, la movida Campo afuera y la muy poco conocida La luciérnaga, de José Dames (autor de bellas melodías como las de Fuimos, Nada y ) y el disco se completa de dos chamamés uno de Enriquez, Río Sol y otro de Kvitko, Entre Ríos, en el que participa cantando Nacho Cedrún. Un muy buen dúo de estos dos jóvenes instrumentistas. Jorge García.

 

 

 

VERA CANDIOTI. Quinteto en blanco. Edición independiente.

El joven y muy bien dotado guitarrista Santiago Vera Candioti, también conocido por su participación en el grupo de Ramiro Gallo presenta aquí su primer disco como líder en el que también se muestra como un muy interesante compositor. Al frente de un quinteto que completan Lucía Ramírez en bandoneón, Pablo Farhat en violín, Adrian Enríquez en piano y Carolina Cajal en contrabajo, desarrolla un programa integrado en su totalidad por obras propias. El disco se inicia con Pequeñas piezas tangueras, ocho breves temas que ofrece diversos aspectos de nuestra música ciudadana y continúa con La novia de Lorenzo, un elegante ritmo de vals. Hay dos bellos temas de tono introspectivo, Preludio de milonga y Una canción (que no tiene nada que ver con el terma homónimo de Troilo y Cátulo Castillo) en los que se luce la bandoneonista y otro más intenso y enjundioso (El motivo). Acaso los recuerdos es un breve homenaje a Horacio Salgán en tanto que en Dúo comparten el tema Ramírez y Vera Candioti y Una milonga en 2 x 1 tiene una primera parte lenta en la que se destaca Farhat y luego desarrolla un vigoroso crescendo. La flautista Martha Humbert aparece como invitada en La franchuta y como bonus track, el disco ofrece , el hermoso tema de José Dames, en un atractivo arreglo en dúo de flauta y guitarra. Un  muy interesante primer trabajo de Santiago Vera Candioti. Jorge García.

 

 

 

LA CHICANA. La Pampa Grande. Ch 2007.

No es fácil que un conjunto (dentro de cualquier género) se sostenga a lo largo de dos décadas, con el agregado de hacerlo con un creciente y sostenido éxito. Bien, este es el caso de La Chicana, el grupo formado en 1996 por el multi-instrumentista y compositor Acho Estol y la cantante Dolores Solá que comenzó recreando tangos clásicos con un sonido que incorporando elementos rockeros, aunque fueron progresivamente interpretando obras contemporáneas, en su mayoría de Estol . En este disco amplían su espectro incorporando a numerosos invitados y a varios músicos provenientes de Río Grande do Sul, una de las zonas musicales más ricas de Brasil en un disco que ofrece un tono más folclórico que otros trabajos. Así en el disco se intercalan obras de Estol, otras de músicos brasileños que participan de la grabación y también un tango clásico (El aguacero), objeto de una personal versión.  Así junto a los tangos, valses y milongas y alguna chamarrita con las letras a veces melancólicas y otras irónicas y zumbonas de Estol, interpretadas por el personal estilo de Solá se puede escuchar un viejo tema instrumental de Oscar Alemán y algunas composiciones de músicos brasileños, como La guitarra en la grupa, de Mauro Moraes, donde se destaca Pablo Fraguela en acordeón, el instrumental Jatobá, de Siba, en el que se luce otro acordeonista, Luis Carlos Borges, el bello Noche de San Juan, sobre un poema de Fernando Pessoa, con música de Víctor Ramil, el jocundo Romería, de Renato Teixeira, y el poco conocido Valsa para una menininha, de Vinicios y Toquinho. Un disco diferente de La Chicana y un interesante jalón en su exitosa trayectoria.

LA CHICANA PRESENTARA ESTE DISCO TODOS LOS VIERNES Y SABADO DE NOVIEMBRE A LAS 21 HS. EN EL CENTRO CULTURAL TORQUATO TASSO, DEFENSA 1575.

 

 

 

NICOLAS GUERSHBERG. Punto de fuga. Club del Disco O49.

Excelente pianista, compositor y arreglador, Nicolás Guershberg es uno de los músicos más completos de la escena musical argentina. Conocido, sobre todo, por su labor con el grupo Escalandrum, del que es su principal arreglador, Guershberg también trabaja con otras formaciones, ya sea estas tríos, dúos, en composiciones de música académica o actuando como solista, tal el caso de este disco. Instrumentista excepcionalmente dotado, aquí ofrece un programa en su mayoría integrado por obras propias, que en las que muestra su precisa digitación y gran inventiva como compositor. Ello se puede apreciar tanto en el tono obsesivo y las variaciones impresionistas de Dilema como en el notable uso de la mano izquierda y las creativas improvisaciones del tema que da título al disco. Un tono más lírico y elegante se puede apreciar en Dora´s vals y en Despues de la lluvia, su capacidad para modificar los tiempos habituales aparece en Milonga tica y Milonga alterada mientras que un tono introspectivo y reflexivo predomina en los bellos temas La alucinada y Premonición. Pero también hay en el disco una lucida recreación de The Fool aon the Hill, de Lennnon y McCartney  e inspirados arreglos del clásico tango de Juan Carlos Cobián Niebla del Riachuelo y de Adios Nonino. Un disco que ratifica ampliamente el talento como instrumentista y compositor de Nicolás Guerschberg. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 21 DE SETIEMBRE A LAS 20.30 HS. N EL CENTRO CULTURAL KIRCHNER, SARMIENTO 151, CON ENTRADA LIBRE Y GRATUITA.

 

 

 

LA SHIJI. Canción de los pueblos chicos. Edición independiente.

Aunque nacida en el porteño barrio de Boedo, esta joven cantante desde muy joven recorrió el país interesándose por sus expresiones folclóricas. Dueña de una voz cálida y expresiva, en este, su primer trabajo y rodeada de una importante cantidad de músicos, La Shiji desarrolla un repertorio que, afortunadamente, no transita por los temas interpretados hasta el hartazgo, y como clara demostración de la riqueza de nuestra música autóctona, no transita por los temas interpretados hasta el hartazgo. Así el disco comienza con La copla perdida, una chaya de Ramón Navarro en la que luce en guitarra Pablo Budini. Solo acompañada en el piano por el joven y talentoso pianista Matías Martino, La Shiji ofrece una bonita versión de la Zamba de Humahuaca y también acompañada a solas en el piano por Oscar Alem expone una sentida versión de la huella La pampa mía. El tema que da título al disco es una obra inédita de Cacho Ritro, quien participa vocalmente en ella, y Armando Tejada Gómez. También hay muy buenas versiones de la antigua Zamba del regreso y de Tu que puedes vuélvete, una poco escuchada canción de Atahualpa Yupanqui y a solas con la guitarra de Budini, la cantante propone una expresiva interpretación de la Zamba de los adioses. El disco finaliza con una atractiva versión de un clásico gardeliano, Lejana tierra mía. Un muy interesante debut de esta joven intérprete. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 13 DE SETIEMBRE A LAS 21 HS. EN EL CAFF, SANCHEZ DE BUSTAMANTE 764.

 

 

 

RAMIRO GONZALEZ TRIO. Peñero. Edición independiente.

Hay muchos intérpretes jóvenes en el interior del país que no han tenido la difusión que se merecen en Buenos Aires. Uno de estos casos es el del cantante, guitarrista y compositor riojano Ramiro González y esta es una buena oportunidad de comprobar sus aptitudes en los tres terrenos, ya que es autor de la totalidad de los temas. Acompañado básicamente por Emmanuel Albera en guitarras y Diego Sánchez Galeano en percusión más la presencia de varios invitados entre los que se luce Luis Chazarreta en guitarra, González ofrece un repertorio variado y ecléctico compuesto por los más diversos ritmos. Dentro del muy interesante programa corresponde destacar la bonita chaya Lucero cantor, la zamba Entre tu amor y mi amor, en la que participa Natalia Barrionuevo, la enjundiosa chacarera Más bien prefiero callar, la alegre cueca cuyana Niña del vino y la sentida zamba La luz que me entregabas. Un muy atrayente disco de este artista que seguramente ayudará a su proyección a lo largo y ancho del país. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL SÁBADO 9 DE SETIEMBRE A LAS 20.30 HS. EN EL ESPACIO CULTURAL NUESTROS HIJOS, AV. DEL LIBERTADOR 8465.

 

 

 

NICOLAS RALLIS. Estábamos tan tristes que no podíamos cantar. Edición numerada.

Integrante del Ensamble Chancho a Cuerda, Nicolás Rallis es un interesante guitarrista y compositor (en este espacio se comentó el primer trabajo suyo, Canciones desde el silencio, donde lo caracterizábamos como un intérprete a seguir). Este segundo trabajo no tiene la complejidad instrumental de su debut ya que Rallis sólo se acompaña con sus guitarras y el ronroco en un intimista y austero recorrido de carácter de algún modo autobiográfico. Como ocurría en su anterior trabajo, el tono varía en cada tema reflejando diferentes estados de ánimo que oscilan entre la ternura, la ironía y la provocación en los que se detectan diversas influencias que van desde la baguala norteña hasta la canción urbana y tampoco faltan personales versiones de temas Lennon y McCartney, Joan Manuel Serrat y alguna pieza poco conocida de María Elena Walsh. En tiempos en los que abundan los cantautores insustanciales y de poco vuelo, las canciones de Nicolás Rallis muestran a un intérprete con una personalidad definida en un CD que viene acompañado de un cortometraje de carácter casi experimental. Jorge García.

 

 

 

TANGO B.A -Festival y Mundial 2016

Nuevamente agosto cobijó a una gran cantidad de músicos, bailarines y espectadores para otra edición del Festival de Tango. Con centro neurálgico en la Usina de Arte de la Boca pero con actividades en 42 centros de la ciudad de Buenos Aires, el evento estuvo por primera vez dirigido por Gabriel Soria, un ilustrado conocedor del género. A los que estuvimos principalmente en la Usina, nos pareció que la cantidad de público presente en los eventos fue inferior a la de otros años, aunque es probable que la proliferación de lugares haya provocado esa sensación, a lo que debió sumarse como dato innegable, y a diferencia de lo ocurrido en ediciones anteriores, la escasa presencia de turistas. En cualquier caso, hay que decir que la programación tuvo muy buen nivel, con diversas secciones, una de las cuales fue a la celebración de la obra de Horacio Salgán, algo que apareció empañado por el fallecimiento del centenario maestro, que decidió irse de jira el día del comienzo del festival. Tuvimos la oportunidad de ver y escuchar numerosos conciertos, varios de los cuales reseñaremos a continuación.

Una de las secciones destacadas fue “Los Maestros tocan su música” en la que varios notables instrumentistas presentaron sus obras. Fue el caso del gran bandoneonista Daniel Binelli, quien al frente de su quinteto, integrado por César Angeleri en guitarra, Bruno Cavallaro en violín, Martín Keledjian en contrabajo y armónica y como pianista invitada Polly Ferman mostró su talento como instrumentista, compositor y arreglador en sus versiones de Fueyazo, un enjundioso tema que compusiera con Juan José Mosalini, Al pintor Aldo Sorín, El viaje, Metrópolis y la excelente suite Imágenes de Buenos Aires. El grupo se mostró intenso y afiatado y ofreció un excelente trabajo de la pianista. Walter Ríos es uno de los bandoneonistas más eclécticos y sensibles de nuestro medio, ya que es capaz de interpretar con brillantez obras de cualquier período del tango así también como temas folclóricos. En este caso, al frente de un excelente octeto ofreció un variado muestrario de su capacidad como ejecutante y autor ofreciendo bellas obras como Tarde de julio, Esteban, Retrato de Adela, dedicado a la memoria de su madre, y el intenso El día después, interpretando como bis una gran versión de Adios Nonino. Otro notable bandoneonista y compositor es Néstor Marconi, quien se presentó con su quinteto habitual, en este caso con Leonardo Ferreyra reemplazando a Pablo Agri. Es muy posible que varias obras de Marconi se conviertan con el tiempo en clásicos, tal el caso de Tiempo cumplido, Negro nacarado y Modo tango. En Bajo tangueado se lució ampliamente el contrabajista Juan Pablo Navarro.

Uno de los grandes momentos del festival fue el homenaje que se hizo de la gran orquesta de Astor Piazzolla de 1946, con arreglos de Daniel Binelli. Fue realmente asombroso como los músicos consiguieron recrear el sonido de aquella formación, algo que los que la hayan escuchado habrán percibido cabalmente. Además la orquesta estrenó dos obras inéditas de Piazzolla, A Juan Manuel Fangio y Juan Sebastián Arolas. Otro recital excelente fue el ofrecido por la cantante Alicia Vignola, una vocalista que se presenta en muy contadas ocasiones en concierto. Acompañada por un cuarteto con la dirección y arreglos del pianista Cristián Zárate, ofreció obras de su disco anterior, grabado en 2007, junto a otras pertenecientes de su segundo trabajo, próximo a salir, en un programa en el que predominaron las obras de Gardel y Lepera y de Eladia Blázquez, en las que ratificó sus cualidades como intérprete.

Dentro de la celebración Salgán, que no estuvo estrictamente dedicada a obras del gran pianista, sino a recorrer, aparte de su obra, su inimitable estilo y su gran influencia sobre muchos músicos, el joven y talentoso pianista Matías Martino  al frente de su trío ofreció junto a un par de tangos clásicos y un repertorio que abordó la faceta folclórica de Salgán, un terreno en el que también dejó bellas obras. Dos dúos de jóvenes intérpretes, los de los pianistas Agustín Guerrero y Joel Tortul junto a los guitarristas Juan Martín Scalerandi y Martín Tesa respectivamente recrearon desde una perspectiva marcadamente personal al dúo de Salgán con Ubaldo De Lío, el primero con obras propias y el segundo con temas clásicos que ratificaron el increíble virtuosismo de Tortul.

Se presentaron también diversas formaciones que mostraron la vitalidad actual del tango, tal el caso del quinteto del gran pianista y compositor Diego Schissi, presentando su último disco Timba (recientemente comentado en este espacio) en el que ratifica que es uno de los más originales músicos “post-piazzollianos”, el excelente cuarteto de cuerdas de Leonardo Ferreyra, en versiones camarísticas de tangos clásicos y actuales, “aggiornando” a una formación similar de Leo Lipesker de los años 60. El trío del bandoneonista Federico Pereiro ofreció lucidos arreglos de grandes temas de nuestra música ciudadana y el Quasimodo Trío, dirigido por el bandoneonista Daniel Ruggiero, hijo del legendario Osvaldo, bandoneonista durante 25 años de la orquesta de Osvaldo Pugliese y fundador del Sexteto Tango, desarrolló un programa de originales obras, en su mayoría propias. El septeto de los hermanos Emiliano y Lautaro Greco es otro de los grupos renovadores dentro del tango actual en su amalgama de brillantes recreaciones de obras clásicas y temas propios, en tanto el trío del violinista Pablo Agri, el pianista Cristián Zárate y el contrabajista Daniel Falasca, reunido tras largos años de separación, mostró un gran repertorio en versiones que, sin perder la esencia tanguera, se encuadran sin dificultades en el terreno camarístico. Y dejo para el final Eladia…tan solo retazos, que con idea y dirección de Héctor Gióvine,  con este en recitado y lectura, la formidable cantante Sandra Luna y el pianista Adriásn Enríquez ofrecieron un jugoso recorrido por la vida, el pensamiento y las canciones de Eladia Blazquez, una de las grandes compositoras de las últimas décadas.

Esta nueva edición del festival de tango no hizo más que ratificar la vigencia  de nuestra música ciudadana a través de muy variadas expresiones. Jorge García.

 

 

SUSCRIPCIÓN
Si querés recibir semanalmente las novedades de elamante.com, dejanos tus datos acá:
ENCUESTA

¿Qué serie de Netflix te gusta más?

Loading ... Loading ...