El rincón del Viejo Canalla
Cuchi

HOMENAJE EN VIVO A UN ARTISTA ENORME

Si se hiciera una encuesta acerca de quién fue el compositor más importante de nuestra música folclórica es casi seguro que en el podio figuraría Gustavo “Cuchi” Leguizamón. Es que el Cuchi, a diferencia de otras figuras emblemáticas, fue capaz de introducir en su música elementos que anticiparon la tarea de grandes renovadores como Eduardo Lagos, Manolo Juárez o el Chango Farías Gómez. Abogado de profesión, docente, diputado nacional, los valiosos aportes que ofreció en esos terrenos aparecen opacados por la belleza de sus composiciones. Músico autodidacta (la leyenda dice que con su compadre, el poeta Manuel J. Castilla, se sentaban con unos vinos y el Cuchi empezaba a silbar una melodía a la que Castilla le ponía letra), fue creador de inolvidables temas en los más diversos ritmos, con sus zambas, como el punto más alto de su obra musical. El concierto presentado en la Usina del Arte de la Boca permitió dos aproximaciones diferentes a su enorme talento como compositor.

En la primera parte se presentó el dúo integrado por el pianista Hernán Ríos y el percusionista Facundo Guevara. Ríos, integrante durante varios años de El Terceto, con quien grabó varios discos, es un instrumentista de grandes cualidades, ya que a su precisa digitación y excelente técnica le agrega una gran capacidad como improvisador y en cuanto a Guevara, de una manera rotunda y sintética se puede decir que es el mejor percusionista del país. La conjunción de estos dos talentos permitió extraer de las obras del Cuchi, no solo su riqueza melódica sino los elementos que ofrecen para improvisar sobre ellas. Así se pudieron escuchar formidables versiones de la Zamba del carnaval, el bailecito De andar andando, el Carnavalito del duende y una extraordinaria interpretación de la cueca La arenosa y en un pasaje particularmente creativo, una extensa versión de la chacarera Corazoneando en la que ambos músicos incluyeron pasajes de scat. Un concierto que permitió apreciar cabalmente todas las posibilidades que ofrece la música del Cuchi, en manos de intérpretes de este nivel.

Hace ya 17 años, en su primera incursión discográfica, Lorena Astudillo le había dedicado ese trabajo a la obra del Cuchi, mostrando ya entonces su talento como cantante. El tiempo pasó y a lo largo de los años, los discos y los conciertos, Lorena se afianzó como una de las dos o tres mejores vocalistas del país dentro de cualquier género, algo que cada presentación suya permite confirmar. En este caso, la cantante vuelve a recrear las obras del Cuchi, aunque en un contexto muy diferente al de aquel lejano trabajo ya que, acompañada por un octeto de cuerdas con dirección y arreglos del violoncelista Patricio Villarejo ofrece una versión camarística de la música del compositor salteño en la que se amalgaman a la perfección la raíz popular de los temas con elementos de la música académica. Como señalamos, Lorena está en un momento extraordinario de su carrera, en la que aflora en plenitud su perfecta afinación y los infinitos matices de su voz que le permiten pasar del grito bagualero al contenido susurro y de un vibrante agudo, sin transiciones,  a un registro mucho más grave. Además pareció sentirse cómoda con arreglos muy diferentes a los que transita habitualmente. Dentro del muy alto nivel que ofreció el concierto hubo momentos que rozaron lo sublime, tal el caso de la versión de La pomeña, en la que durante un buen tramo fue solo acompañada por el virtuoso violín de Cecilia Isas, el gran arreglo de Lavanderas de Río Chico, su poética interpretación de la Zamba del laurel, la intensidad con que expuso la Chacarera del expediente o la gran versión de las poco escuchadas Coplas de Tata Dios, solo con su caja y el violoncelo de Villarejo. Un concierto excepcional de una gran artista homenajeando a uno de los compositores mayores de la música popular argentina. Jorge García.

 

 

 

ARIEL ARDIT. Gardel sinfónico. Alfiz 30072.

La  figura inigualable de Carlos Gardel ha dado lugar a todo tipo de homenajes y recreaciones con suerte diversa. Cantores de los más variados estilos y también grupos instrumentales que han reconocido los enormes valores de Gardel como compositor, se han apropiado de sus composiciones para rendirle tributo. Es posible, de todos modos, que hasta ahora no se haya abordado parte de su obra a partir de la conjunción de un cantor con una orquesta sinfónica. Bien, este es el caso de este CD en el que Ariel Ardit interpreta un repertorio integrado por varias de las obras más emblemáticas del Zorzal acompañado por la Filarmónica de Medellín, dirigida por Antonio Ospina, eligiendo como lugar del concierto el Aeropuerto de esa ciudad en el que Gardel y los músicos que lo acompañaban perdieron la vida. Ardit está en un gran momento de su carrera en el que a su excelente técnica, perfecta afinación, y dicción le ha sumado una gran intensidad expresiva.                                                                                                                                                                                                                                                                                              Con la presencia de una formación monumental se corría el riesgo que los resultados fueran ampulosos y/o solemnes o que la voz del cantor de viera opacada por el despliegue orquestal. Sin embargo, gracias a los ajustados arreglos de Andrés Linetzky (quien también se luce como pianista) ello no ocurre y se consigue una muy buena amalgama entre la orquesta y la voz. Como se señaló, en cuanto al repertorio no hay innovaciones ni descubrimientos, y se recurre varios de los temas más conocidos y transitados, con el riesgo consecuente de pudiera dar lugar a odiosas comparaciones, pero las interpretaciones de Ardit son los suficientemente personales como para que ese peligro se diluya rápidamente. Así tras un medley instrumental de apertura se pueden escuchar muy buenas versiones de clásicos inoxidables (vg, Soledad, Arrabal amargo, Cuesta abajo ó Cuando tú no estás). Linetzky se luce en el piano en el extenso comienzo a dúo con Ardit de Amores de estudiante y en el ritmo jazzeado de Rubias de New York, mientras el bandoneón de Boero se destaca en la introducción de Volver, en tanto que en El día que me quieras aparece la voz del mismísimo Gardel. Un atractivo homenaje de Ariel Ardit que escapa de las pautas habituales y conocidas. Jorge García.

 

MARIAN FARIAS GOMEZ. Tango. Acqua 469.

Gran exponente durante muchos años del cancionero folclórico, inigualable interpretando chacareras, educada en una familia de artistas, con algún exponente notable como su hermano “Chango”, Marian Farías Gómez se sumerge aquí en una tardía incursión por el repertorio tanguero, surgida a partir del recuerdo de los temas que cantaba su madre y la recomendación que ella le hiciera de que alguna vez cantara tangos. Con una larga trayectoria que incluye su debut muy joven en el conjunto Los Huanca Huá, y varios discos como solista en los que desplegara su estilo vocal dramático y exuberante, aquí sin la potencia vocal de otros tiempos y acompañada por Juan Pietranera en piano, también responsable de los arreglos, Nicolas Enrich en bandoneón, Daniel Falasca en contrabajo más la presencia en algunos temas de Pablo Agri en violín, la cantante opta por un tono intimista e introspectivo que se adecua perfectamente al repertorio elegido. Así, sin elevar el tono de voz casi nunca la cantante ofrece contenidas versiones de clásicos como Cafetín de Buenos Aires y Niebla del riachuelo, una sentida incursión en la Milonga triste, una interpretación del vals Pedacito de cielo cargada de melancolía y emotivas versiones de La ultima curda, Sur, Gricel, solo acompañada por el piano de Pietranera y Garúa, con el bandoneón de Enrich. Un cambio de rumbo en la discografía de Marian Farías Gómez del que sale muy bien parada.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 16 DE JULIO A LAS 20.30 HS. EN SALA SYRANUSH, ARMENIA 1353.

 

 

 

MARIA ELIA. Desde mi misma. Edición independiente.

Dentro de la fauna tanguera son infrecuentes los intérpretes que acompañan su canto con el piano interpretado por ellos mismos (se me ocurre ahora el nombre de Claudio Garcés). Por ello es bienvenido este disco debut de María Elía, una artista con una reconocida trayectoria participando en discos de otros músicos, en el que desarrolla un repertorio muy transitado al que, sin embargo, a través de sus versiones, logra dotarlo de una innegable originalidad. Elía no es una cantante que utiliza el piano como mero soporte de su canto sino que el instrumento juega un rol tan importante como su voz cálida y expresiva y de un fraseo muy personal en el que se reconocen ecos del flamenco y hasta alguno vagamente jazzístico. Esto se puede apreciar desde la primera banda, Golondrina, en la que introduce una interesante vocalización. Temas que son caballitos de batalla de muchos cantores como Nada, Naranjo en flor, Uno, o Volver son objeto de muy personales versiones y en , Alma en pena y Nostalgias consigue auténticas creaciones y algo parecido ocurre con los muy bellos valses Tu pálida voz y Flor de lino. Un muy buen disco que escapa a los patrones habituales de una cantante e instrumentista de grandes aptitudes. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 7 DE AGOSTO A LAS 21 HS. EN CAFÉ VINILO, GORRITI 3980.

 

 

 

CUACCI-AGRI. Tango vivo. Club del Disco 044.

No es muy común dentro de la música de tango encontrar un dúo integrado por piano y violín por lo que es bienvenido este disco del pianista Juan Esteban Cuacci y el violinista Pablo Agri. Ambos descendientes de figuras importantes, Juan Esteban de Juan Carlos Cuacci, un veterano pianista y arreglador que supo acompañar, vg, a Susana Rinaldi en sus horas más gloriosas y Pablo del también notable violinista Antonio Agri, integrante durante varios años del quinteto de Astor Piazzolla. Aquí, en una interpretación de neto corte camarístico, los dos músicos ofrecen un repertorio en el que intercalan un par de clásicos, dos obras de Piazzolla y composiciones propias, en las que también muestran su talento autoral. La amalgama entre el estilo sobrio y conciso de Cuacci con el notable virtuosismo de Agri con su instrumento da como resultado un trabajo pleno de variados matices. Así entre los temas de otros autores hay muy buenas  versiones de La cantina, de Aníbal Troilo y El día que me quieras; de Piazzolla se puede escuchar una enjundiosa versión de Lo que vendrá, uno de sus primeras grandes obras y la lírica milonga lenta Romance del diablo, en la que participa como invitado el bandoneonista Marcelo Nisinman. Entre los temas propios corresponde destacar el ecléctico Jazzango, con varias citas musicales y el introspectivo 3 de octubre, ambos de Agri y de las obras de Cuacci, la romántica Mi bailarina y la melancólica Algunos domingos. Un espléndido disco a cargo de dos grandes instrumentistas. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 14 DE AGOSTO A LAS 20 HS. EN EL CENTRO CULTURAL KIRCHNER, SARMIENTO 151, CON ENTRADA LIBRE Y GRATUITA.

 

 

 

PAULA FRONDIZI. Napolitana. Impar Music 101-2

Es probable que una de las vertientes más ricas de la música popular del mundo esté representada por las canciones napolitanas. Con una tradición de varios siglos (en internet se puede encontrar la extraordinaria antología en nueve volúmenes de Roberto Murolo, su máximo exponente con obras desde el siglo Xl al XX) e influencias sobre, vg, el tango, estas canciones son una de las más ricas canteras de la música popular de la historia. Llegó a mis manos un disco grabado hace algún tiempo por Paula Frondizi, una cantante nacida en la Argentina, aunque con residencia de varios años en Italia donde ha investigado diversas vertientes de la música popular de ese país, quien acomete la empresa de ofrecer una selección de obras de diferentes épocas, que incluye algunos reconocidos clásicos y otras obras no tan transitadas pero no menos valiosas. Paula es una vocalista muy bien dotada, de excelente afinación y muy agradable timbre, que además consigue trasmitir con gran sentimiento y expresividad la esencia de cada uno de los temas elegidos y está acompañada por un conjunto bastante numeroso que incluye instrumentos convencionales y otros no tanto, con la dirección y los creativos arreglos del pianista Marcelo Rodríguez. Dentro del cuidado repertorio hay que destacar entre las canciones conocidas  su lírica interpretación de ´A vucchella, la más distendida de Reginella y su poética e introspectiva versión de Munasterio e´Santa Chiara. Pero también la cantante se luce en Fenesta vascia, un bonito tema anónimo del siglo XVI, en la dramática versión de Passione, la intimista melancolía de Era de Maggio, la más reciente Vesuvio, que interpreta solo acompañada de instrumentos percusivos o el bello Nun me esceta, que cierra el disco con lucimiento del piano. Un puñado de  hermosas canciones a cargo de una gran vocalista en un disco bellissimo. Jorge García.

 

 

 

MINGUNOS. Cumulus Mingus. Edición independiente.

Charlie Mingus fue una figura consular dentro de la historia del jazz y, junto con Duke Ellington y Thelonious Monk, integra el podio de los más grandes compositores del género de la historia. Su música, como la de Monk, es inmediatamente reconocible apenas se escuchan unas pocas notas y la modernidad de su obra no solo ha influido sobre muchos músicos sino que también ha dado lugar a numerosos tributos por parte de diferentes colegas. En este caso es un grupo de jóvenes y muy dotados instrumentistas argentinos quien ha decidido rendirle homenaje en un disco que recoge varias obras emblemáticas de su vasta obra, con dirección y arreglos de Juan Klas. A ello hay que agregarle las participaciones vocales de Lucía Boffo, una de las más personales cantantes de la escena del jazz local quien brilla con luz propia en cada una de sus intervenciones. Esto se puede apreciar ya en Strollin´, el tema que abre el disco en el que la vocalista tiene una destacada participación, antes de los solos de guitarra de Alfredo Storti y de Fidel Bravo en saxo alto. En Reincarnation of a Lovebird, brilla otra vez  Boffo, con scat incluido y hay un muy buen solo de flauta de Klas. Vuelve a lucirse la cantante en el melancólico Good Bye Pork Pie Hat, dedicado a Lester Young y en el infeccioso Better Git It in Your Soul hay atractivos solos de Andrés Ollari en trompeta y Camila Nebbia en saxo tenor. En Song with Orange hay otro buen solo de saxo alto y otro de piano de Ramiro Zayas y el disco termina con el atractivo Moanin´ en el que se luce Liana Catalano en saxo barítono. Un atrayente debut de estos jóvenes músicos homenajeando a un grande del jazz. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO TODOS LOS JUEVES DE JULIO A LAS 21.30 HS. EN THELONIOUS, JERONIMO SALGUERO 1884.

 

 

 

UNDERGROUND MAFIA. Volumen V. Kuai 035.

Este grupo, liderado por el trombonista Francisco Salgado, se inició como trío, grabando varios excelentes discos en ese formato. En este caso, la formación ha devenido cuarteto con la incorporación de Hernán Samá, uno de los saxofonistas más relevantes aparecidos en los últimos años. Salgado es, para quien esto escribe, el mejor trombonista del país y el grupo aquí se completa con Ivan Viaggio en contrabajo y Sebastián Groshaus en batería. A la música del cuarteto hay que encuadrarla dentro de las corrientes más modernas y arriesgadas del jazz que se produce en nuestro país. Si bien en los diferentes temas hay solos, principalmente del trombón y del saxo tenor, son la sólida interacción entre los cuatro instrumentos y la intensidad de su música los rasgos más característicos del grupo. Aunque no está explicitado en el disco, se supone – aun sin poder determinar la autoría de las mismas- que las composiciones son propias y hay dentro de ellas obras potentes y enérgicas como la inicial Ecuador Blues, con un gran solo de Samá y Salgado haciéndole el contracanto  o el intenso dúo de tenor y batería, seguido de un solo de trompeta baja en Otro día igual a mañana, sin dejar de lado Si supieras, con muy buenos solos de trombón y contrabajo. El trabajo de interacción entre los instrumentos se puede apreciar en plenitud en Sr. Anderson y 8 años, mientras que una línea más introspectiva aparece en Araña Psi y la vertiente más libre del grupo puede apreciarse en Lava plástica y Contornos cruzados. Otro notable disco de uno de las formaciones más sólidas del jazz nacional de avanzada. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 22 DE JULIO A LAS 21 HS. EN ROSETI 722.

 

 

 

SALES DE BAÑO. Horror vacui. El Viajero Inmóvil 066.

El debut hace un par de años del grupo Sales de Baño mostraba una formación en la que se registraban influencias diversas (free-jazz, rock progresivo) y un sonido marcadamente original. En su segundo trabajo, siempre liderado por el bajista Carlos Quebrada, compositor además de la totalidad de los temas, el grupo radicaliza su propuesta incluyendo abundantes elementos de la música improvisada electroacústica y experimental. Con un programa integrado por ocho temas sin nombre que constituyen una suerte de suite, el grupo desarrolla una propuesta en la que confluyen las características señaladas dentro de un marco de improvisación muy libre. Hay segmentos intensos y potentes, otros más reflexivos y austeros, en los que, si bien, hay espacio para algunos solos, principalmente de la trompeta de Agustín  Zuanigh , la flauta de Camilo Angeles y los teclados de Andrés Marino son los sonidos experimentales de la guitarra de Mariano Cepeda y el bajo eléctrico de Quebrada los que marcan la línea dominante del discurso, con el siempre sólido aporte de Federico Isasti en batería. Un disco destinado a ser escuchado por oídos abiertos y sin prejuicios. Jorge García.

 

 

 

DANIELA HOROVITZ. Entre las fieras y los lirios. PAI 3277.

Integrante primero del grupo Los Amados y actual vocalista de La Impertinente Señorita Orquesta, en este tercer disco a su nombre, Daniela Horovitz elige encarar a una serie de poemas de diferentes autores de la literatura universal sobre los sempiternos temas del amor y la muerte. Con su afinada voz de soprano y como autora de todas las músicas, la cantante desglosa poemas que van desde el avanzado erotismo de Safo de Lesbos (sus versos tienen 2500 años), el recargado barroquismo de Leopoldo Lugones, la dolorida angustia existencial de Alejandra Pizarnick, el romanticismo necrófilo de Edgar Allan Poe, la lírica poesía de Federico García Lorca, los densos textos de Joseph Conrad o la intensidad expresiva de la uruguaya Marosa Di Giorgio de cuyo poema extrae el título del disco. Horovitz consigue otorgarle una adecuada musicalidad a cada uno de esos textos, ya sea a través de una milonga lenta, un elegante vals, un sensual bolero o el ascético y solitario acompañamiento de un piano. En los méritos del disco hay que otorgarle un valor importante a los inspirados arreglos de la pianista Analía Rosenberg, quien logra encontrar el clima adecuado para cada una de las poesías expuestas. Un atípico trabajo de Daniela Horovtz que confirma su talento. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 11 DE AGOSTO A LAS 20.30 HS. EN EL TEATRO MARGARITA XIRGU, CHACABUCO 875.

 

 

HORACIO SALGAN: UN SIGLO DE CREATIVIDAD

Y Horacio Salgán un día cumplió 100 años. Algunas malas lenguas dicen que a esta hazaña lo ayudó el hecho de ser el único tanguero abstemio de la historia. Lo cierto es que Salgán desarrolló una carrera de ocho décadas, convirtiéndose, como pianista, arreglador y compositor en uno de los músicos más creativos de la historia del tango. Descubierto por Roberto Firpo, pasó por algunas orquestas antes de crear su propia formación en 1944 en la que el cantor era Edmundo Rivero, de la que –lamentablemente- no quedan registros y cuyo sonido era tan atípico que fue despedido de Radio Belgrano. En 1950 volvió a formar una orquesta, en la que consiguió sus primeros éxitos Roberto Goyeneche, con la que sí pudo dejar una serie de memorables grabaciones. Luego vinieron sus proyectos más exitosos, el dúo con el guitarrista Ubaldo De Lío y el Quinteto Real con el que realizó numerosas jiras por el mundo. Sin desmerecer la valía de estas dos formaciones, personalmente me quedo con la orquesta de los 50 como mi proyecto preferido de Salgán. Con esa formación propuso formidables versiones de tangos clásicos –una insuperable es la de La clavada, un tango compuesto en 1912 por Alfredo Zambonini- y también de obras propias (aquí también discrepo con la mayoría que considera A fuego lento su mejor obra, ya que me parecen superiores Don Agustín Bardi, Grillito y La llamo silbando). También tuvo oportunidad de revancha con Rivero, con quien grabara dos excelentes discos en 1962 y 1970. Músico que ha ejercido gran influencia sobre numerosos intérpretes jóvenes, es sin duda una de las figuras más importantes de la historia del tango y uno de sus grandes renovadores antes que apareciera la enorme figura de Astor Piazzolla. Jorge García.

SUSCRIPCIÓN
Si querés recibir semanalmente las novedades de elamante.com, dejanos tus datos acá:
ENCUESTA

¿Qué serie de Netflix te gusta más?

Loading ... Loading ...