El rincón del Viejo Canalla
000151712

 

BRIAN CHAMBOULEYRON EN VIVO EN PISTA URBANA.

Brian Chambouleyron durante mucho tiempo desarrolló una muy atractiva carrera como cantante de tangos de la que dejó testimonio en varios excelentes discos. Vocalista de estirpe gardeliana, su estilo mostraba una impronta intimista que también lo relacionaba con intérpretes como Charlo, debiendo señalarse que, además, Brian es un notable guitarrista. Sin embargo, en los últimos años, el cantante –aprovechando su dominio de varios idiomas- expandió su repertorio a diversos géneros y cancioneros de diversos países, definiéndose como un auténtico juglar (precisamente el título de su último trabajo discográfico comentado,  como otros suyos, en este espacio). Dentro de esa línea está el espectáculo presentado en Pista Urbana, uno de los lugares de Buenos Aires que presenta una muy buena programación musical, al que denominó Chansonnier. Solo acompañado por su guitarra, Chambouleyron ofreció un repertorio estructurado en bloques en el que mostró su versatilidad y ductilidad interpretativa. Así el concierto comenzó con una serie de títulos del cancionero popular italiano, que comenzó con Estate, el hit de Bruno Martino y continuó con un tema napolitano y obras de Nicola Di Bari y Paolo Conte. La chanson francesa estuvo representada por La Boheme, de Charles Aznavour y temas de dos popes de la música popular de ese país: Jacques Brel y Leo Ferré. Hubo también un bloque dedicado a la música mejicana que comenzó con un éxito de la recordada Amalia Mendoza, e incluyó un corrido del norte de Méjico y el bolero La gloria eres tú, que hiciera famoso Vicentico Valdéz. Uno de los mejores segmentos del excelente recital fue el dedicado a la música ciudadana, en el que Chambouleyron ofreció muy buenas versiones de dos temas de los hermanos Expósito, el tango Siempre Paris y el bello vals Absurdo y grandes interpretaciones de Niebla del riachuelo, Por la vuelta y el poco transitado Perfume de mujer. Como bis el cantante hizo una atractiva versión de una milonga uruguaya satírica de Abel Soria. Un gran concierto de un intérprete que justificó ampliamente sus dotes de gran juglar. Jorge García.

ESTE CONCIERTO SE REPETIRA LOS DOMINGOS 24 Y 31 DE MARZO A LAS 20 HS. EN PISTA URBANA, CHACABUCO 874.

 

EL NEGRO FALOTICO Y MATIAS ALVAREZ EN VIVO EN LOS 36 BILLARES

Es posible que el número de cantantes varones jóvenes de tango valiosos y con una impronta personal sea menor que el de mujeres pero sin duda uno de los mejores en ese rubro es Leandro Falótico. Vocalista de gran afinación, perfecto fraseo, una alta dosis de expresividad y, sobre todo, dueño de un estilo sobrio y carente de cualquier atisbo de efectismo gratuito, su preocupación mayor consiste en captar en profundidad la esencia de los temas que interpreta. En esta ocasión, el cantante estuvo acompañado por el pianista Matías Alvarez, un músico de precisa digitación y excelente técnica que excede ampliamente el rol de “partenaire”. Las características apuntadas se pudieron apreciar en el concierto que ofrecieron en la bienvenida reapertura de Los 36 Billares, en el que abordaron un repertorio mayoritariamente integrado por grandes clásicos de nuestra música ciudadana pero en el que intercalaron algunos otros ritmos. El concierto comenzó con notable versiones de Barrio de tango, de Troilo y Homero Manzi y el vals Flor de lino, entre las abundantes gemas de la obra de Homero Expósito, uno de los compositores predilectos del Negro, de quien también interpretó dos obras mayores, Maquillaje y Trenzas y el bolero Vete de mi. Hubo también una memorable versión de Rabo de nube, de Silvio Rodríguez y una gran interpretación de Tal vez será su voz, a pedido de un espectador y, según el cantante, fuera de repertorio (aunque dada la calidad de la interpretación no lo pareció) y una dramática versión de Mi tango triste, de José María Contursi, en tanto Manzi volvió a aparecer en el bello Fruta amarga. Pero hubo más, ya que el poeta Matías Mauricio, un gran conocedor de las letras de tango, hizo algunos jugosos análisis de varias de ellas y también participó como invitado del concierto Limón García, un vocalista de un tono rústico y exuberante, claramente contrastante con el estilo austero y recatado del Negro. El final fue otra vez con Homero Expósito y una gran versión de Chau, no va más. Un brillante concierto que ratificó a Falótico como uno de los mejores cantantes de la actualidad y a Matías Alvarez como un eximio acompañante. Jorge García.

MIRIAN PENELA EN VIVO EN PISTA URBANA.

Cantante radicada hace muchos años en España, aunque retorna con frecuencia al país. Mirian Penela presenta desde hace más de dos décadas Muñeca brava, un espectáculo en el que a través de humor y canciones satiriza el papel de la mujer en el tango. Pero también desde hace algún tiempo ofrece su Homenaje a Goyeneche, show que mostró en Pista Urbana. A esta altura es indiscutible que Roberto Goyeneche es una de las voces fundamentales de la historia del tango y su personalísimo fraseo no tiene parangón en las últimas décadas. A ello hay que agregarle que fue un gran seleccionador de repertorio e intérprete privilegiado de los mayores poetas de nuestra música ciudadana. Penela, una cantante de fuerte temperamento y gran expresividad, acompañada en el piano por Oscar De Elía, un notable instrumentista que excede ampliamente el rol de acompañante, intercaló temas que formaron parte del repertorio del Polaco con apuntes biográficos y anécdotas que lo tuvieron como protagonista. De Elía se lución las versiones instrumentales de Que solo estoy y Mi amigo Cholo pero fue la labor del dúo el plato fuerte del espectáculo. Así Penela ofreció intensas versiones de algunos clásicos inoxidables como Siga el corso, Desencuentro, Fuimos o La última curda aunque tampoco faltaron obras menos transitadas, tal el caso de Un boliche o Aguantate Casimiro. En todas ellas el vigor expresivo de la cantante se acopló adecuadamente con el virtuosismo del pianista, quien no escatimó la introducción de acorde jazzísticos en algunos temas. Un muy buen concierto de este dúo y un merecido homenaje a una de las grandes figuras de nuestra música ciudadana que, afortunadamente se podrá volver a ver y escuchar.

ESTE CONCIERTO SE REPETIRA EN PISTA URBANA, CHACABUCO 874, EL 30 DE MARZO A LAS 21.30 HS.

 

 

MOIRA MORGULIS CON EL CUARTETO DE ERNESTO ZEPPA: HOMENAJE A ELLA FITZGERALD EN NOTORIOUS.

Existe en los últimos tiempos una marcada propensión por parte de diversas vocalistas nacionales de jazz a homenajear a intérpretes consagradas en los que muchas veces se detecta un intento de clonar a las mencionadas referentes o, lo que es peor, a intentar competir con ellas. Afortunadamente nada de eso ocurrió en la propuesta que desarrolló la joven cantante Moira Morgulis en Notorious. Acompañada por el cuarteto liderado por el baterista Ernesto Zeppa, e integrado por Nahuel Bailo en piano, Diego Balta en guitarra y Melisa Dopazo en contrabajo, la vocalista eligió ofrecer versiones que –respetando el espíritu de las interpretaciones de la enorme Ella- mostraron una impronta marcadamente personal. Moira posee un gran sentido del swing y es dueña de un personal fraseo, a lo que le agrega, a diferencia de los que ocurre con la mayoría de las intérpretes de jazz locales, una gran capacidad para manejarse en el terreno del scat. Fue así que se pudieron escuchar creativas versiones de clásicos standards como Let Do It, del gran Cole Porter, el icónico How High de Moon, un excelente arreglo de Caravan y Mean to Me, solo acompañada por el contrabajo. El grupo instrumental se acopló perfectamente a la propuesta de la cantante, quien también se lució en bellas baladas como Skylark o Body and Soul, aquí solo con el piano de Bailo. Un muy buen concierto que mostró a una joven y muy dotada cantante con certeza llamada a tener un papel destacado en el fértil terreno de las vocalistas nacionales de jazz. Jorge García.

 

 

MINGUNOS. Opus II. Club del Disco 095.

La obra de Charlie Mingus –uno de los instrumentistas y compositores esenciales del jazz del siglo XX-  ha servido de inspiración para numerosos músicos. En este caso un grupo de jóvenes intérpretes argentinos se ha propuesto recrear diversos títulos de su prolífica y genial producción, siendo este el segundo volumen dedicado a la obra del gran contrabajista. La formación integrada por Juan Klas en saxo tenor y flauta, responsable de la mayoría de los arreglos, Patricio Bottcher en saxo barítono y clarón, también a cargo de un par de arreglos, Fidel Bravo en saxo alto y clarinete, Andrés Ollari en trompeta, flugel y trombón, Camila Nebbia en saxo tenor, Alfredo Storti en guitarra, Francisco Naya en contrabajo más la participación en dos temas de Francisco Lo Vuolo en piano y las notables intervenciones vocales de Lucía Boffo, recorre un repertorio que incorpora clásicos de la obra “mingusiana”, títulos menos conocidos y una obra de Sonny Clapp, otra de Sy Johnson, un músico muy ligado a Mingus y un tema de Juan Klas donde se capta con precisión el espíritu de la obra del músico. Así el disco comienza con una muy buena versión de Peggy´s Blue Skylight, con excelente participación vocalizando de Boffo y solos de trompeta y flauta y continúa con el tema de Clapp, Girl of my Dreamas, en el que nuevamente se luce Boffo. En el poco transitado Free cell Block F Tisnazi USA, se destaca Bottcher en barítono, también responsable del arreglo y en Opus X, de Klas y Wee, un lírico tema de Sy Johnson hay lucidas participaciones de Lo Vuolo en piano. El disco finaliza con tres grandes obras de Mingus, el poético Orange is the colr of her dress…, en el que se destaca Bottcher en clarón, también a cargo del arreglo y la vocalización de Boffo, el instrumental Opus 3, con un muy buen solo de Bravo y el bello Invisible Lady, con letra de Elvis Costello, cantada por Boffo. Un nuevo muy buen trabajo de este grupo dedicado a la música de Charlie Mingus. Jorge García.

 

 

 LUIS NACHT. La hora inexacta. Club del Disco 091.

Destacado saxofonista, tanto en tenor como en soprano, Luis Nacht presenta este trabajo con obras propias, salvo una, acompañado por Sergio Wagner en trompeta y flugel, Juan Canosa en trombón, Mariano Otero en contrabajo, Juan Pablo Arredondo y Patricio Carpossi en guitarras y Carto Brandán y Sergio Verdinelli en batería (en ambos casos el disco no precisa en que temas interviene cada uno). Nacht se muestra como un competente compositor, con obras de estructura compleja y de un tono predominantemente introspectivo. El disco comienza con Dejen soñar una pieza en medio tiempo de aire melancólico y continúa con el tema que da título al disco, de estructura más libre y en el que hay muy buenos solos de tenor y trombón. Un tono obsesivo, con bruscos cambios de tiempo, recorre Le pega a Gardel, donde Nacht se luce en soprano en tanto Joty, compuesto por Mariano Otero tiene una extensa intro en dúo de tenor y batería. En el introspectivo Camile hay un lucido trabajo de los vientos entrando luego la guitarra, mientras que en el lírico Pies de mármol  hay otro atractivo dúo de tenor y batería. El CD finaliza con el muy libre Z, de Nacht y Carpossi con un gran trabajo del conjunto y el saxofonista destacándose en soprano. Un muy interesante trabajo de Luis Nacht. Jorge García.

 

 

 ALEJANDRO KALINOVSKI TRIO. Check in. Club del Disco 093.

Alejandro Kalinovski es un pianista muy dotado  y de gran versatilidad, capaz de manejarse con solvencia en los más diversos contextos. En este caso incursiona en el jazz con un trío que  completan Mauricio Dawid en contrabajo y Nicanor Faerberg en batería, constituyendo una sólida base rítmica, en un programa compuesto por mayoría de obras propias y algunos standards. En sus obras se alternan temas de un estilo hard bop, tal el caso de Caminos divergentes, el tema que da título al disco en medio tiempo, En modo blue, en el tiempo que indica el nombre y dos líricas baladas, Palabras nocturmas, con un buen solo de Dawid y la bonita El beso de Afrodita. El disco se completa con una muy buena versión de I Should Care, I Hear a Rhapsody, con un aire latino y destacado trabajo de la batería y Blues in the Closet, el clásico de Oscar Pettiford. Un muy bien debut del trío de Alejandro Kalinovsky en el terreno del jazz. Jorge García.

 

 

 FRANCISCO SLEPOY. Ginastera y algunos planetas. TVL REC.

Nuevo trabajo de este muy interesante guitarrista, quien acompañado por Lucas Goicoechea en saxo alto, Emmanuel Famin en flauta y saxo alto, Juan Bayón en contrabajo, Andrés Elstein en batería y Fran Cosabella en bombo y percusión ofrece un programa en el que incluye varias obras propias, en las que se muestra como un muy atractivo compositor, que se alternan con arreglos suyos de cuatro de los 12 Preludios Americanos de Alberto Ginastera. En las obras de Ginastera predominan las influencias de los ritmos folclóricos, claramente en la vigorosa Danza criolla, en la que se lucen Elstein y Cosabella, en el ritmo de chacarera que abre Para los acentos que desemboca en un lírico trío de flauta, guitarra y contrabajo, en el melancólico tiempo de estilo pampeano de Triste y en la breve Vidala. Los temas propios conforman una suerte de “suite planetaria” en la que se detectan elementos jazzísticos y de la música académica y que comienza con Júpiter, que tras un inicio introspectivo, con un muy buen solo de Goicoechea desarrolla un poderoso crescendo. Saturno tiene un comienzo sereno y toques experimentales, en tanto Marte muestra una estructura muy libre, libertad que también se manifiesta en El mapa de Júpiter, donde hay un atractivo solo de flauta. En Venus hay una muy buena introducción de la guitarra, Mercurio es el tema más claramente jazzístico del disco, que finaliza con Urano, donde se destacan Slepoy y Bayon, con un sutil trabajo de la batería. Un muy buen trabajo y el disco más ambicioso y logrado de Francisco Slepoy. Jorge García.

 

ALEJANDRO GUYOT/ELBI OLALLA. Piano canción. Acqua Records.

Alejandro Guyot es una de las voces principales del tango contemporáneo. Con una trayectoria de dos décadas en el grupo 34 Puñaladas, su voz profunda de barítono, su personal fraseo y su gran expresividad son ampliamente reconocibles. Además Guyot es un inspirado compositor en una línea que podríamos denominar dark tango. En cuanto a la mendocina Elbi Olalla, pianista de los grupos Altertango y Alter7iete es una muy buena instrumentista y también compositora. En este ecléctico disco, el dúo interpreta clásicos de nuestra música ciudadana, obras propias y contemporáneas y también títulos de compositores foráneos. Entre los primeros se pueden escuchar excelentes versiones de Esclavo, un poco difundido tango de Joaquin Mora y José María Contursi,  el bello La viajera perdida, de Blomberg y Maciel y La violeta, una de las grandes letras de Cátulo Castillo. Hay atractivas versiones de La cerveza del pescador Schiltingheim, una letra de Raúl González Tuñón musicalizada por el Tata Cedrón y Corazón delator, un tema “tanguero” de Gustavo Cerati y tres obras de Guyot dentro de las características apuntada, dos con Elbi Olalla, Viejo Bar y Jardín del desierto y una con Juan Lorenzo, Falso abismo. Pero la mayor curiosidad del disco son las versiones de obras de compositores extranjeros, Everybody Knows, de Leonard Cohen, en una traducción con giros lunfardos de Elbi Olalla, en la que participan otros músicos y Héroes, de David Bowie y Brian Eno en dos versiones adaptadas al castellano por Richard Coleman, una en dúo y otra mucho más extensa (dura trece minutos) con la participación de Diego Vainer en sintetizador de un tono marcadamente experimental. Un muy atractivo trabajo de este dúo. Jorge García.

 

 

ANDREA BOLLOF/JUAN TREPIANA. Patrañas. Musa ediciones.

Uno de los territorios más fértiles de nuestra música popular es el de las cantantes femeninas de tango y en ese terreno Andrea Bollof es una figura relevante. Ex integrante del dúo Musas orilleras, es una vocalista intensa y expresiva y, además, una muy interesante compositora. En este disco, está acompañada por Juan Trepiana, un pianista que excede el papel de mero acompañante y logra una perfecta simbiosis con la cantante y Bollof interpreta un repertorio que incluye obras clásicas muy difundidas, otras menos transitadas, tres obras propias y tres de Victoria Morán y Trepiana. Entre las primeras hay muy buenas versiones de Nunca tuvo novio antecedida por el poema Neurótica, de Celedonio Flores, el bellísimo Quedémonos aquí, el lírico vals Gota de lluvia y obras menos conocidas como Oro y Gris, de Mariano Mores y León Benarós, Sabor de adios, también de Mores y Silvio Soldán, el poético La misma pena, de Homero Expósito y Astor Piazzolla y Quien nunca amó, una poco escuchada obra de Eladia Blázquez. De la dupla Morán/Trepiana se destaca Levemente apenas y las tres obras que muestran el talento de Bollof como letrista son el vals Minga de esplín, la milonga Mate para tres y la canción El otoño en una hoja. Un muy buen trabajo de este dúo. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL VIERNES 1 DE MARZO A LAS 21 HS. EN PISTA URBANA, CHACABUCO 874.

 

 

RUBIN/LACRUZ/HELER/NIKITOFF. Cambiando cordaje. Club del Disco 082.

El Tape Rubin es una suerte de referente de los cantores y letristas contemporáneos de tango. Sus versos son de tinte claramente existencial, sin llegar a las oscuridades que proponen un Alejandro Guyot o una Victoria Di Raimondo, y están entre los más sólidos de los autores contemporáneos. En cuanto al trío de guitarras integrado por Adrian Lacruz, Mariano Heler y Leandro Nikitoff siempre ha mostrado un perfecto afiatamiento y en este caso se fusiona adecuadamente con la voz del cantante. Este disco ratifica la   profundidad de los versos de Rubin y la consistencia del trío. Esto se puede apreciar desde el tema que inicia y da título al disco, en el que participan como invitados vocalistas del nivel de Noelia Moncada, Hernán Genovese, Eva Fiori y el Chino Laborde. La intensidad de los poemas del Tape se puede apreciar en obras como Tierra bruja, con participación de Juan Villarreal, Sueño abandonado, El lado de los sueños, donde interviene Cecilia Pahl o Ya fue. La Milonguética remite tanto a la Mazúrquica Modérnica, de Violeta Parra como  a Construcción, de Chico Buarque y hay también una bonita huella, Corazones de ausencia. Asimismo, se pueden escuchar varios temas instrumentales de gran calidad de los integrantes del trío como Pulenta, El gancho y Medio cabrero que muestran las virtudes como autores de los guitarristas. Un disco que ratifica al Tape Rubin como una de las voces fundamentales del tango actual, acompañado por un excelente trío. Jorge García.

 

 

JACINTO CHICLANA. Música Ríoplatense. Epsa 2107.

Roger Helou es un pianista argentino radicado hace mucho tiempo en Francia, donde es pianista y director de la Orquesta Silencio, una formación de características bailables. Para este disco, Helou convocó a dos ilustres veteranos, el guitarrista Ciro Pérez, quien fuera muchos años acompañante de Alfredo Zitarrosa y también integró como segunda guitarra el grupo de Roberto Grela y al bandoneonista Orlando Dibelo, quien trabajó fundamentalmente con Roberto Firpo y José Basso, a los que sumó como invitado en algunos temas al contrabajista Federico Abraham y al cantor Omar Fernández, desarrollando un repertorio integrado esencialmente por algunas piezas clásicas de la música instrumental ciudadana y un par de obras para bandoneón, mientras que en los temas cantados, Fernández muestra su estilo temperamental y emotivo. Entre los títulos de repertorio se destacan las versiones  instrumentales del antiguo vals Desde el alma y los tangos El motivo, Inspiración y Bandoneón arrabalero en los que el grupo muestra su buena amalgama y Fernández se luce en sus interpretaciones de Vieja viola, solo acompañado por Pérez, Me quedé mirándola, Las cuarenta y el vals Temblando y muestra su ductilidad cantando un clásico de Yupanqui, El alazán, solo con Helou. También hay dos solos de bandoneón, Melodía triste y Presto, en los que Dibelo muestra su virtuosismo. Un disco encuadrado dentro de terrenos tradicionales, realizado con gran convicción por sus intérpretes. Jorge García.

 

 

TANGOR. A PUNTO. Edición independiente.

Grupo de La Plata, no demasiado conocido en los pagos porteños, Tangor había grabado en 2012, un disco, Crudo, que ya mostraba los buenos arreglos de su director, el pianista Alejandro Rodríguez y la voz cálida y expresiva de Cynthia Aguirre. En este segundo trabajo, solo esos dos músicos se mantienen de la formación original, a los que se agregan Bruno Cabadas en bandoneón, Nehuén Ercoli en guitarra y Diego Amerise en contrabajo y en él se ratifican sus virtudes, buenos arreglos de Rodríguez y la la intensidad de Aguirre en sus interpretaciones en un repertorio que alterna clásicos de nuestra música ciudadana con algunas obras propias. Entre los primeros se pueden escuchar varios temas cantados, tal el caso de Duelo criollo, en un arreglo de rasgos “puglieseanos”, el bello vals Romance de barrio, y muy buenas interpretaciones  de El último farol y La luz de un fósforo, en las que Cynthia Aguirre confirma que es una vocalista definitivamente a seguir, y una  enjundiosa versión de Gallo ciego. Entre los temas propios hay tres de Rodríguez, la milonga lenta Astor, una obra que lleva el nombre del grupo y otra, El piano de Emilio, de la que también es autor de la letra (y que sospecho dedicada al recordado Emilio de la Peña) y la Milonga pa´l Pichi, de Cabadas. Un muy interesante trabajo de un grupo que merecería un maypr reconocimiento. Jorge García.

 

QUINTETO DEL REVES. Tango de porfía. Edición independiente chilena.

Interesante grupo chileno de tango prácticamente desconocido en nuestro país en el que se detectan influencias varias, integrado por Rodrigo Ugarte Pavez en contrabajo y dirección, Rocío Acosta Jurado en violín, Rodolfo Ortega Fontena en bandoneón, Diego Ortiz Martínez en piano y Felipe Muñoz Astudillo en guitarras y los cantantes Gerardo Prieto Palacios y Hugo Cruz Criado. El programa que desarrolla la formación es bastante ecléctico ya que se pueden escuchar temas clásicos, otros de autores contemporáneos y un par de  obras propias. Entre los primeros hay una versión instrumental de Nostálgico, de claros ecos “puglieseanos” y dos grandes temas vocales, Sin palabras, de Mores y Discépolo y Maquillaje, de los hermanos Expósito. Las obras cantadas contemporáneas son Calle, de Alfredo Rubin, De ceniza y carbón, de Juan Lorenzo y Otro lugar, de Alejandro Guyot, en los que los vocalistas muestran influencias de los mencionados Rubin y Guyot. Hay también otros dos temas instrumentales, Ripio, de Julián Peralta y la zamba Las abuelas lavan llorando, de Ugarte Pavez. Un grupo interesante en la búsqueda de un estilo y un sonido propios. Jorge García.

 

 

 QUINTETO BATARAZ. Fiero. Edición independiente.

Segundo trabajo de este muy buen grupo integrado por Lisandro Baum, un aventajado discípulo de la gran pianista Hilda Herrera, en piano y dirección, Pablo Farhat en violín, Matías Gobbo en bandoneón, Sebastián Henriquez en guitarra y Carolina Cajal en contrabajo en el que interpretan mayoritariamente temas de raíz folclórica alternando obras clásicas con temas propios. Con lucimiento destacado de Baum y Farhat el quinteto muestra una gran capacidad para ofrecer versiones extendidas e improvisadas de los diferentes temas. Entre las piezas de repertorio hay muy buenas versiones de la Zamba del Fiero, de la mencionada Hilda Herrera, de otra zamba, La tristeza y el mar, del recordado Waldo de los Ríos, de Requiem por chacarera, de Negrin Andrade y otra chacarera, Por seguir,de Raúl Carnota. Hay también varios títulos de Baum que muestran su capacidad como compositor, a saber: No Da, un extenso tema que incorpora ritmos de chacarera y huayno, con un lírico interludio vidalero a cargo del piano, Batango que, como su nombre lo indica, tiene claros de nuestra música ciudadana y Perdón, un lírico aire de guarania. Y en la atípica Chaya embrujada es Sebastián Henriquez quien muestra su talento autoral. Un nuevo trabajo de gran calidad de este quinteto. Jorge García.

 

 

 LUIS CARO. País semejante. Todos los fuegos.

Luis Caro es un  veterano cantante marplatense de una dilatada trayectoria (este es su trabajo número 16) que es además escritor. Lo primero que impacta de este libro-disco es la calidad de su edición, en la que participan una gran cantidad de ilustradores y varios escritores, analizando algunos de los temas. Por otra parte, cada una de las letras de los temas impresas cuentas con epigramas de famosos poetas y prosistas. Un lujo total. En cuanto a la música propuesta, Caro realiza un cálido homenaje a compositores de los años 60 y 70, en sus palabras “algo del sueño que soñé alguna vez y sigo soñando”. Acompañado por Juan Fermín Ferraris en piano y arreglos, Juan Miguel Carotenuto en batería y Nicolás Pasetti en contrabajo, el cantante desgrana un repertorio integrado por recordados clásicos de aquellos años. Hay que decir que Caro no es un gran cantante: su estilo es algo rústico y técnicamente poco refinado pero suple esas limitaciones con una gran autenticidad en sus interpretaciones. Así desfilan en el disco, temas de gran belleza y no demasiado escuchados últimamente como la zamba De Simoca, del Chango Rodríguez, el chamamé La Juana, de María Elena Walsh, el triunfo La Vuelta de Obligado, de Miguel Brascó y Alberto Merlo, Resurrección de la alegría, de Isella y Tejada Gómez o Quimey Neuquén, de Marcelo Berbel, junto a otros mucho más populares como Afonsina y el mar, Guitarra dímelo tú o la Vidala del nombrador, de Jaime Dávalos. Un libro-disco bellamente presentado que, además permite aproximarnos a un intérprete poco conocido en estos pagos porteños. Jorge García.

 

ADRIANA MARTINEZ. Cálice. Edición independiente.

Cantante de extensa trayectoria, Adriana Martínez presenta aquí su quinto disco acompañada por el guitarrista Armando De la Vega, responsable además de todos los arreglos. Vocalista dúctil y ecléctica, en este trabajo que cuenta con la presentación y una lectura final de Víctor Hugo Morales, Martínez incursiona con solvencia en los más diversos géneros y territorios. Es así que tras un comienzo en el que interpreta dos clásicos inoxidables de la música brasileña, Cálice, de Chico Buarque y Gilberto Gil y  Forca estranha, de Caetano Veloso, se pueden escuchar temas de nuestro acerbo folclórico, como Dorotea, la cautiva y la bella Canción de lejos. La música latinoamericana está representada por el clásico mejicano Cucurrucucú paloma, Cardo o ceniza, de Chabuca Granda y Miren como sonríen, de la gran Violeta Parra. Pero hay más variedad y así Martínez interpreta el hit italiano Ho capito che ti amo, de Luigi Tenco, la copla española Te lo juro yo, de León y Quiroga, el metafórico Los dinosaurios, de Charly García y hasta una bella balada de Duke Ellington, Dama sofisticada. Un disco de una cantante que muestra una gran versatilidad y logra una adecuada amalgama con su acompañante. Jorge García.

 

  

ORIGAMI. Semimundos. Club del Disco 089.

Victoria Zotalis es una cantante personalísima e inclasificable. Luego de su participación en el mítico Zoloka Trío, grabó un disco con la pianista Nora Sarmoria y otro en el que recreaba temas de Los Beatles (ambos comentados en este espacio) y ahora se presenta con este grupo, integrado por Gustavo Centurión en bajo, arreglos y dirección, Damián Orstein en guitarras, Lucas Zalazar en batería y Sebastián Zanetto en piano y rhodes en varios temas, en un programa integrado en su totalidad por obras propias en las que predomina un tono lúdico y hace gala de su permanente creatividad vocal. Así en el tema inicial, Pulso, en el que se luce Zanetto en rhodes, recurre a los falsetes, mientras un aire de blues recorre Cielo terciopelo y un tono más rockero se hace presente en Tiburón, donde Zotalis toca el piano. Hay bonitas baladas, tal el caso de Sirena de agua dulce y Despertaré, mientras un tono más jazzístico recorre las vocalizaciones de Vacío  y Gathormiga, en tanto que en Princesa linyera, la cantante no se priva de incursionar en el scat. Un disco con muy buenos arreglos a cargo de Centurión y que ratifica a Victoria Zotalis como una de las vocalistas más originales de la actualidad. Jorge García.

 

CECI MENDEZ. Poder decir. Edición independiente.

Segundo disco de esta joven cantante y compositora, que cuenta con un mayor despliegue de producción que su trabajo anterior (comentado en este espacio). Con la participación de numerosos músicos en diversas formaciones, con atractivos arreglos del guitarrista Sebastián Luna y la intervención de algunos vocalistas invitados, Ceci Méndez ofrece un repertorio integrado mayoritariamente por obras propias pero en el que no faltan un par de temas de autores consagrados. Méndez es una cantante con una afinada voz de soprano de agradable timbre y en sus temas predomina una temática de tono marcadamente intimista aunque en ocasiones no desdeña algún toque de compromiso social con músicas y ritmos que derivan del folclore argentino y latinoamericano. De este modo aparecen aires de zamba en Abrecaminos y Zamba del Puji, un ritmo de rasguido doble en Canción de los colores, y una lírica canción en Mamana. En el huayno Las cosas sin decir aparece como invitada la notable Lorena Astudillo, en el aire de vidala Canción de los vientos es Gustavo Ecclesia el cantante que acompaña a Ceci y hay una lucida participación en violín de Juan Pablo Farhat en la Chacarera de una mujer celeste. Los ritmos latinoamericanos se hacen presentes en Festejo en Buenos Aires y Merengue en la cabeza y también se pueden escuchar dos obras ya reconocidas, Fue amor, de Fito Páez y el  vals peruano Fina estampa, de Chabuca Granda. Un muy interesante trabajo que ratifica el talento de Ceci Méndez como vocalista y compositora. Jorge García.

 

 

LEO MASLIAH. Cine mudo. Club del Disco 094.

El uruguayo Leo Masliah es un personaje difícil de encuadrar dentro de la música popular latinoamericana. Como letrista, sus versos cáusticos y sarcásticos satirizan con virulencia diversos aspectos de la realidad pero también es un muy buen pianista que recorre diferentes variantes de la música instrumental que van desde inspiradas melodías hasta trabajos de neto cuño experimental. En este disco, mostrando su versatilidad, Masliah musicaliza una película muda de su país, a lo que le agrega obras para acompañar la proyección de un viejo film de Buster Keaton y un capítulo de la clásica serie Dimensión Desconocida. El pianista hace gala de múltiples recursos, construyendo una suerte de suite en la que se pueden apreciar pasajes cercanos a la música barroca, stride, ritmos que remiten a los rags de Scott Joplin, aires tanguísticos y líricas e inspiradas melodías de tono romántico y/o impresionista en un collage de gran inventiva. Un muy buen disco que muestra a Leo Masliah en una faceta menos conocida que la de sus trabajos vocales. Jorge García.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SUSCRIPCIÓN
Si querés recibir semanalmente las novedades de elamante.com, dejanos tus datos acá:
ENCUESTA

¿Qué serie de Netflix te gusta más?

Loading ... Loading ...