El rincón del Viejo Canalla
Lorena A

LORENA ASTUDILLO. El Cuchi de cámara. L.A. 006.

En ocasión de realizarse en la Usina del Arte un homenaje al Cuchi Leguizamón, del que justamente participaron Lorena Astudillo y estos músicos, escribí lo siguiente sobre el artista salteño, que transcribo a fin de no repetirme:

“Si se hiciera una encuesta acerca de quién fue el compositor más importante de nuestra música folclórica es casi seguro que en el podio figuraría Gustavo “Cuchi” Leguizamón. Es que el Cuchi, a diferencia de otras figuras emblemáticas, fue capaz de introducir en su música elementos que anticiparon la tarea de grandes renovadores como Eduardo Lagos, Manolo Juárez o el Chango Farías Gómez. Abogado de profesión, docente, diputado nacional, los valiosos aportes que ofreció en esos terrenos aparecen opacados por la belleza de sus composiciones. Músico autodidacta (la leyenda dice que con su compadre, el poeta Manuel J. Castilla, se sentaban con unos vinos y el Cuchi empezaba a silbar una melodía a la que Castilla le ponía letra), fue creador de inolvidables temas en los más diversos ritmos, con sus zambas, como el punto más alto de su obra musical”

Lorena Astudillo hizo su debut discográfico en 1998 con un álbum dedicado a la música del Cuchi Leguizamón, siendo la primera artista que le dedicara un disco integral a su obra. Casi dos décadas han pasado desde aquel evento, a través de los cuales Lorena grabó varios registros más en los que demostró que es una de las cantantes más completas, dentro de cualquier género, no solo en nuestro país sino también en Latinoamérica. Su perfecta afinación, los infinitos matices de su voz que pueden pasar del grito bagualero al susurro contenido y su notable expresividad la han convertido en una artista de primera línea y una referente indiscutida entre las vocalistas de nuestro país. Casi dos décadas después de aquel temprano CD, la cantante emprende un regreso a la música del Cuchi, en este caso acompañada por un octeto, que incluye cuarteto de cuerdas, piano, guitarra, contrabajo y percusión, bajo la dirección del violoncelista Patricio Villarejo, responsable, por otra parte, de los originales y creativos arreglos. Del profuso y notable repertorio del compositor, Lorena eligió trece temas que, a través, de diversos ritmos, muestran su inoxidable talento. El Cuchi en su obra era capaz, ya sea componiendo en solitario o en la compañía de otros poetas (el principal el  arriba mencionado Manuel Castilla), tanto de retratar personajes memorables, lugares reconocibles o exponer en profundidad situaciones de injusticia social, como se puede apreciar aquí en la Chacarera del expedienteJuan del Monte o las no demasiado escuchadas Coplas del Tata Dios, en una notable versión en la que Lorena está solo acompañada por el cello de Villarejo. Se puede escuchar también El avenido, un huayno con bruscos cambios de tiempo y la popular cueca La arenosa, pero el núcleo fundamental del disco son sin duda las siete maravillosas zambas que interpreta Lorena Astudillo. Así, Lavanderas de Río Chico, alterna ritmos de chacarera y en El silbador y Zamba del laurel, en la que se destaca la guitarra de Marcos Di Paolo, el canto deriva en los finales en el grito casi bagualero. Balderrama, ofrece el lucimiento de Villarejo y Constanza Meinero en piano y en Zamba para la viuda se destaca el trabajo de las cuerdas y el contrabajo de Lucas Homer, mientras que la Zamba de Lozano, una obra mayor del Cuchi, al comienzo de la “segunda” hay otra gran presencia de las cuerdas en carácter instrumental. Los dos últimos temas están entre los picos más altos del notable disco: La pomeña está introducida por una brillante cadenza del violín de Cecilia Isas, quien se destaca a lo largo de todo el tema y el final es una gran versión de la Zamba del pañuelo, un brillante dúo de Lorena con el piano de Meinero. Un disco  formidable –que sin duda estará entre las grandes ediciones del año- en el que una gran cantante, acompañada por un grupo de excelentes músicos, rinden un merecido homenaje a uno de los principales referentes de nuestra música popular. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESNTADO EL 10 DE JUNIO A LAS 20 HS. EN LA SALA ARGENTINA DEL CENTRO CULTURAL KIRCHNER, CON ENTRADA LIBRE Y GRATUITA.

 

 

 

 

 

DANIEL VIGLIETTI EN VIVO EN EL CENTRO CULTURAL TORQUATO TASSO

Existen en nuestra América Latina artistas que se han transformado en auténticos íconos de la música popular del continente. Uno de ellos es el uruguayo Daniel Viglietti, quien hoy, con casi 80 años continúa siendo un referente indiscutido, tal como lo demostraron las cuatro funciones a sala llena que realizara en el Centro Cultural Torquato Tasso. Hacía décadas que no lo veía y, para mi sorpresa, Viglietti mantiene su voz en muy buenas condiciones y actuó, según es su costumbre, sólo acompañado por su guitarra, sosteniendo la tradición de muchos cantores y payadores rioplatenses. En su recital recreó antiguos temas (los mejores de su obra, en mi opinión) como A desalambrar, Gurisito, Negrita Martina o la Milonga de andar lejos e incorporó obras más nuevas y algún título poco conocido del gran Alfredo Zitarrosa. En todos ellos, Viglietti, continúa exponiendo sus letras combativas y de denuncia aunque manteniendo un nivel poético que le impide caer en el panfleto facilista. Es que además de considerar sus virtudes como instrumentista y poeta en Viglietti hay que reivindicar su persistente coherencia. En tiempos en que son comunes los virajes político-ideológicos, el cantante uruguayo se mantiene fiel a sus principios y eso se continúa expresando en su repertorio y en los comentarios con que glosa sus interpretaciones. Un recital que permitió el reencuentro con unos de los más importantes exponentes de la música popular latinoamericana. Jorge García

 

 

 

 

 

LAUTARO & EMILIANO GRECO SEPTETO. Inflexión. Aqua 496.

Los hermanos Lautaro y Emiliano Greco, a pesar de su juventud, ya cuentan con una muy interesante trayectoria de varios años que se inició con el quinteto Viceversa, luego convertido en octeto (su excelente disco Pulsión fue comentado en este espacio). Disuelta esa formación y participantes ambos en numerosos grupos, ahora presentan este septeto que completan César Rago y Bruno Cavallaro en violines, Karmen Rencar en violoncello, Nicolás Enrich en bandoneón y Pablo Motta en contrabajo. Emiliano es un gran pianista y un muy competente compositor y Lautaro, se destaca principalmente como bandoneonista (es uno de los más completos de la joven generación). Ambos, además, son excelentes arregladores, como lo demuestran en este disco. El repertorio incluye temas clásicos, una obra de Lautaro y una suite, compuesta por Emiliano en un equilibrado muestrario de tradición y modernidad de una estructura marcadamente camarística, con un gran trabajo de las cuerdas. Son notables los arreglos de temas clásicos emblemáticos como Yo te bendigo, la milonga Corralera, Los mareados y el formidable de La cachila, todos a cargo de Lautaro – entre los que se intercala Michelle, un lírico título suyo- que son recreados en versiones frescas y creativas que provocan  que los temas parecieran  ser escuchados por primera vez. Algo similar ocurre con el arreglo de Emiliano de Danzarin, de Julián Plaza. La segunda parte del disco muestra las virtudes del pianista como compositor en la Suite Almagro, compuesta por tres temas, Negro azul y blanco, que desarrolla un vigoroso crescendo, el introspectivo Las tristezas y las calles y la intensa milonga Satmiento y Bustamante. El excelente CD finaliza con una versión de Adios Nonino que no se parece a ninguna de las conocidas y que cuenta con una gran introducción de piano y luego ofrece muy buenos solos de bandoneón y cello. Un disco que sin duda estará entre las mejores ediciones de tango del año. Jorge García.

 

 

GABRIELA NOVARO Y OSVALDO PEREDO. Berretín. Edición independiente.

Existen en el extenso territorio de los cantantes de tango figuras –que por diversas razones- se convierten en artistas de culto. Es el caso de Osvaldo Peredo, un vocalista que con sus lozanos 86 años se ha transformado en una suerte de referente para muchos intérpretes de las nuevas generaciones. Es que Peredo, quien durante largos años solo era conocido por sus actuaciones en El Boliche de Roberto, en los últimos tiempos ha logrado trascender esas fronteras (hace dos años hizo su primera presentación fuera del país),  ha grabado algunos discos y actuado en otros ámbitos. Es posible que hoy Osvaldo no tenga el caudal de voz de otros tiempos pero su “mugre” tanguera y la emoción de que dota a sus interpretaciones son inigualables. Estas apreciaciones no van en desmedro de su compañera en este disco, Gabriela Novaro, una cantora que seguramente tiene menos reconocimiento del que se merece. Perteneciente a una generación mucho más joven, Novaro es una intérprete muy bien dotada que consigue una perfecta química con su compañero. Aquí están acompañados por Hernán Reinaudo en guitarra y dirección musical y Nicolás Enrich en bandoneón en la mayoría de los temas, más la presencia de varios invitados. El disco, planteado como un recorrido casi conceptual de una historia de amor, ofrece un ecléctico repertorio de tangos, valses y alguna milonga en el que los cantantes aparecen como solistas o alternando segmentos en un mismo tema (en pocas ocasiones se los escucha cantando a dúo). En un disco que alcanza un nivel parejo de comienzo a fin se pueden destacar las intensas interpretaciones de Peredo de Cosas olvidadas, Cuando me entrés a fallar o Mala suerte y las expresivas versiones de Novaro del vals Quisiera amarte menos, el ya clásico de Eladia Blázquez Que buena fe, el hit de Azucena Maizani Pero yo sé y el bonito tema de Marisa Vázquez Gualicho de amor En la interpretaciones conjuntas los intérpretes se lucen en obras como , Torrente y Rondando tu esquina. Un muy buen disco a cargo de dos exponentes tangueros de diferentes generaciones. Jorge García.

ESTE DISCO SE PRESENTA EN EL CAMARIN DE LAS MUSAS, MARIO BRAVO 960, LOS DOMINGOS DE MAYO A LAS 19.30 HS.

 

 

 

MARIA ESTELA MONTI-RAIMUNDO ROSALES. Metáforas impuras. Edición independiente.

Aquellos audaces que siguen este espacio habrán notado, a través de lo expuesto en algunas reseñas, que tengo mis reservas sobre el tango cantado que se hace en estos días. Sin embargo, en esas mismas notas, resalté la calidad de las letras de Raimundo Rosales, una de las positivas excepciones en ese terreno. En cuanto a María Estela Monti, una intérprete de muy buenas aptitudes, a lo largo de su obra siempre se mostró interesada en las expresiones actuales, algo expuesto claramente en su CD doble Tangos de dos siglos (comentado en este espacio). Con el austero acompañamiento que proponen varios pianistas (Martín Ameconi, Nicolás Guershgberg, Alejandro Manzoni y Valentín Fernández), Monti canta varias obras con letras de Rosales. Pero además el propio RR recita –en la mayoría de los casos antepuestos a los temas cantados- diversos poemas de su autoría. El resultado es un trabajo de gran nivel, en el que la cantante aparece como la intérprete ideal de los poemas de Rosales y en cuanto a los segmentos recitados, el poeta amalgama a la perfección esa impronta popular y barrial que impregna varios de sus obras con un lirismo muchas veces desgarrado (a mi me resuenan en su obra ecos de la del recordado Luis Luchi). Cada oyente del CD elegirá sus momentos privilegiados, por mi parte no puedo dejar de señalar algunos highlights de mi preferencia: la dupla que forman el poema Tres o cuatro codas  y el tango División de bienes, la poética Zamba de mi niñez, la breve y concisa denuncia de Hay pibes, el lirismo de Pájaros, poema dedicado por el poeta a su madre, el bello El último tango en una gran interpretación de la cantante y varios más que no nombraré para no extenderme demasiado. Un excelente disco que fusiona con precisión música y canto con las letras y poesías de uno de los poetas mayores del Buenos Aires de hoy. Jorge García.

 

 

 

FRANCO LUCIANI. En el aire. Aqua 499.

Los eventuales seguidores de este espacio habrán leído los elogiosos comentarios prodigados a diversos discos de Franco Luciani. Es que Luciani es un excepcional intérprete de la armónica, el indiscutible sucesor del gran Hugo Díaz. En sus discos –y este no es la excepción- se puede apreciar su gran versatilidad, algo que le permite incursionar tanto en el folclore como en el tango, desarrollar improvisaciones de neto cuño jazzístico o eventualmente aparecer con algún tema en el terreno de la música académica. En este trabajo, Luciani está acompañado por Leonardo Andersen en guitarra y Pablo Motta en contrabajo, más la presencia de un par de ocasionales invitados. Pero aquí, el armoniquista también muestra sus aptitudes como cantante, expuesta en algunos temas desarrollando las letras o en otros interpretando estribillos. La versatilidad antes mencionada se puede apreciar recorriendo el repertorio del CD, que comienza con una melancólica interpretación en solo de armónica del segundo movimiento de Invierno, de Antonio Vivaldi. Se pueden escuchar ritmos folclóricos de raigambre popular, como la cueca La plumita y el bailecito Sirviñaco; también en ese terreno aparecen la chacarera La sensiblera y la bella zamba de Raúl Carnota, Como flor del campo y en Río de los pájaros, Luciani muestra su mejor versión como cantante. En la polca Selvas vírgenes se luce Facundo Guevara en percusión y en el territorio tanguero es posible apreciar muy buenas interpretaciones de un clásico, Bandoneón arrabalero y un gran tema de Astor Piazzolla, Violentango. Hay también tangos nuevos, con letras de los dos mayores poetas del tango actual, Raimundo Rosales (Tango para Elisa) y Alejandro Schwartzman (El último cantor). En todas estas obras –aunque en menor proporción que en otros trabajos- Luciani muestra también sus cualidades como improvisador. Un disco que confirma  las virtudes de este notable músico. Jorge García.

 

 

 

GRACIANO 4 CUARTETO. Alquimia. Edición independiente.

Hay dentro de los nuevos grupos tangueros una corriente que –sin renunciar  a  las raíces de nuestra música ciudadana- tratan de desmarcarse de la figura enorme de Astor Piazzolla . En esta línea se puede encuadrar a este cuarteto, dirigido por el guitarrista Julián Graziano (sobre cuya música sobrevuela la sombra de Eduardo Rovira, ese gran olvidado entre los renovadores del tango) y completado por Manuel Masetti en segunda guitarra, Amijal Shaley en bandoneón y Pablo Andrés Giordano en contrabajo quienes desarrollan un repertorio integrado en su totalidad por obras del líder, también responsable de los arreglos, donde se alternan temas intensos con otros más introspectivos. Entre los primeros están Tango en negro, Tres + uno, con una muy buena introducción de bandoneón,  Punk tango y Amanecer en la ciudad, con los que se intercalan el melancólico Medianoche en Buenos Aires y el lírico vals Infancia. A tus pies y De tanguistas responden más a las pautas de los tangos clásicos y Un tal Bach (Preludio y fuga porteña) fusiona elementos tangueros con otros de la música académica, con un gran trabajo de Graziano. Un muy interesante aporte a la nueva música de Buenos Aires. Jorge García.

 

 

 

LINETZKY KLEZMER TRÍO. Nuevos aires klezmer. Epsa 1930.

Los orígenes ancestrales de su familia y la influencia decisiva de su abuelo, se amalgaman aquí con la carrera tanguística que desarrolló el pianista Andrés Linetzky. Acompañado por sus hermanos Bruno en clarinete y Matías en trompeta y mandolina más la presencia en varios temas de Ramiro Gallo en violín, Carlos Corrales en bandoneón, Ignacio Varchausky en contrabajo y Pablo Ben Dov en percusión, más otros ocasionales invitados, el trío propone a través de una serie de obras propias, una renovación de la temática klezmer. Tal vez el tema inicial, Nuevos Aires, con su comienzo “puglieseano” es el que representa más cabalmente la fusión apuntada. Hay movidas danzas, como Arañando el cero, Bejo hashem jasiti, Nigun simia, con gran trabajo de la percusión y se pueden escuchar varios temas melancólicos, tal el caso de La casa de la calle Roca, Nigum jain, El kuentenik, con lucimiento de Varchausky, y Rosita. Y hay también dos obras interpretadas en solo, Oyfn pripetchik con el clarinete de Bruno y  Zeide, un tema de Andrés  dedicado a su abuelo, interpretado por el autor en el piano. Un muy atractivo trabajo de fusión entre dos músicas a priori poco compatibles. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 18 DE MAYO A LAS 19 HS. EN EL CENTRO CULTURAL KIRCHNER, CON ENTRADA LIBRE Y GRATUITA Y EL 24 DE MAYO A LAS 20.30 HS. EN AMIJAL, ARRIBEÑOS 2355.

 

 

 

FEDERICO SIKSNYS ENSAMBLE ROJO. Mat 2. Epsa 805903.

No casualmente las obras de este grupo se denominan Música Argentina Transgénero ya que es difícil encuadrarlas dentro de un terreno determinado. Atractiva pequeña orquesta, integrada por diez músicos, en ella se detectan influencias varias que van desde los ritmos de raíz folclórica, algunos ecos de nuestra música ciudadana, algo de ritmos rioplatenses y étnicos y un gusto por la improvisación que remite claramente al jazz. Los interesantes arreglos del líder muestran en los diferentes temas alternancia de los riffs orquestales, con diversos solos de los músicos, entre los que se destacan el clarinetista Emanuel Brusa y el trompetista Julián Di Muro. Hay temas intensos y vigorosos, como El Chanchi, Danza de hamaca, con un gran solo de Brusa, algunos más líricos y serenos como El Nehui y Grande pequeño, con una introducción de Fernando Scholand en guitarra y lucimiento de Lucas Pierro en piano y Gustavo Chenu en batería. En el obsesivo Un once y el tanguero Entreverde, resalta el cello de Belén Etcheveste y la música de tono rioplatense está presente en la milonga Delvi Diver y el candombe A la calle, con otro muy buen solo de Di Muro. El disco termina con una obra de Brusa de ritmo movido y vigoroso, El enano repetitivo. Un atrayente segundo trabajo de este grupo. Jorge García.

 

 

 

MARCOS DI PAOLO. Piedras del agua. Edición independiente.

Luego de su residencia en Holanda durante varios años, Marcos Di Paolo se encuentra de regreso en nuestro país y en este espacio ya fueron comentados su disco Sures y Arbolito del querer, que grabara con la cantante Chiqui Ledesma. Excelente instrumentista y competente compositor, en este trabajo ofrece un repertorio en el que se alternan obras propias con otras de compositores consagrados y en el que no solo hay espacio para la música de raíz folclórica sino también para algunos ritmos latinoamericanos. En varias de las obras suyas actúa en condición de solista, tal el caso de Baiao y Modinha y Bossave, con claras influencias brasileñas, el melancólico Solsticio, el lírico Vals y el enérgico Bailecito urbano, en el que participan como invitados Rolando Goldman en charango y Matías Furió en percusión. Otro gran percusionsita, Facundo Guevara, se luce en el huayno que da título al disco y la clásica zamba La pomeña, del Cuchi Leguizamón. También, en condición de solista, Di Paolo interpreta el gato Del buen riego, de Juan Falú y el chamamé El Porá, del recordado Horacio Castillo. El disco finaliza con una muy buena interpretación de la joven cantante Natalia García Cervera de la bella zamba  Don Rosa Toledo de Ramón Navarro. Un muy atractivo trabajo de Marcos Di Paolo. Jorge García.

 

 

 

ROCIO ARAUJO. La sensiblera. Edición independiente.

BELEN SENDOT. Por seguir. Edición independiente.

He aquí dos discos de jóvenes cantantes debutantes que muestran la fertilidad del terreno de nuestra música folclórica.

Continuamente se produce el debut de nuevas figuras en el terreno de la música folclórica pero no es muy común que este se produzca cuando la intérprete tenga solo 16 años. Este es el caso de Rocío Araujo, hija del muy buen vocalista de tangos Hugo Araujo. Dedicada al  canto desde muy pequeña –participó en diversos concursos y en programas televisivos- Rocío ha alcanzado en su adolescencia una sorprendente madurez, que se manifiesta en la potencia de su estilo, acompañado de una gran expresividad  y en su debut está acompañada por numerosos músicos de muy buen nivel. Además ha elegido un excelente repertorio en el que se dan cita títulos clásicos y obras de autores más modernos, donde la joven intérprete capta con precisión el espíritu de cada tema. Dentro de un disco de un nivel parejamente recomendable corresponde destacar las versiones de dos bellas zambas del Cuchi Leguizamón y Manuel Castilla, la Zamba de Lozano, solo acompañada por el piano de Fredy Hernández y Maturana con un muy buen arreglo de Néstor Basurto, las chacareras Pecado de juventud, de Raul Carnota, en la que se luce Gabriel Juncos en flauta, la que da título al disco con destacada participación de Franco Luciani en armónica y Campo afuera, de Carlos Di Fulvio, acompañada por la guitarra de Manu Navarro. Como muestra de su versatilidad, Rocío Araujo ofrece una bonita versión del Poema en si mayor, de Piazzolla y Ferrer, acompañada por Miguel Pereiro en piano. Un muy promisorio debut de una jovencísima intérprete que seguramente dará mucho que hablar en los próximos años.

Otro muy interesante debut es el de Belén Sendot, otra joven vocalista que comenzó desde niña su acercamiento al canto. Intérprete de muy buena afinación buen timbre vocal en este disco está acompañada por Ignacio Eguía en guitarra, también responsable de varios de los arreglos, más la presencia de algunos  invitados. El repertorio elegido incluye algunas obras conocidas, pero también hay aquí espacio para piezas de muy buen nivel menos transitadas. Entre los títulos en los que está solo acompañada por Eguía se pueden destaca la chacarera de Raúl Carnota que da título al disco, el bonito tema Se hace canción, compuesto por Sendot y la bella y poco conocida zamba Luna de Guitián, de Carnota y Néstor Soria. Hay una muy buena versión de la Zamba del laurel en la que la cantante está acompañada por Juan Ignacio Sicardi en piano. En el bailecito La amorosa palomita se luce Micaela Chauque en aerófonos y dos muy buenos momentos del disco son el huayno Camino a Chuquis en el que la cantante está solo acompañada por Ignacio Candileri en contrabajo y las Coplas del agua, de Juan Quintero con Candileri y Manu Sija en violín. Un muy buen debut de una cantante a la que habrá que seguir con atención. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 18 DE MAYO A LAS 21 HS. EN CAFÉ VINILO, GORRITI 3780.

 

 

 

JUAN ARABEL. Un infinito hilo de luz. Edición independiente

Es indiscutible que La Rioja es un inagotable semillero de músicos y cantantes que forman parte del acerbo más importante de nuestra música folclórica y  en este caso, es el guitarrista, cantante y compositor Juan Arabel quien presenta su segundo trabajo. Músico con una carrera que incluye obras de música académica, en este disco desarrolla un repertorio de temas propios acompañado por Fede Lucero en guitarra eléctrica, Luciano Maro en contrabajo y Amaro Ferraris en percusión, más la presencia de numerosos invitados. Lo primero que hay que señalar es que Arabel es un muy buen cantante y un más que interesante compositor que abreva en la música de su provincia pero con arreglos que incorporan elementos del jazz y del rock. Esto se puede apreciar ya en el primer tema, Carnaval del amigo, una chaya que incorpora una extensa improvisación en guitarra. Hay también alguna vigorosa chacarera (De la noche a la mañana), una lírica zamba (Viene zambita) y más ritmos chayeros, uno con destacada participación de Clara Presta en acordeón (Para renovar los días) , el tema que da título al disco en el que sobre una improvisación de la guitarra, un prócer de la música riojana, Ramón Navarro, recita un poema y una obra, Dejo de raíz, donde se destaca Nick Homes en clarinete y saxo y en el aire de zamba Era una flor hay una muy buena participación de Joel Lichtenstein en piano. Un muy buen disco de un intérprete que amalgama adecuadamente la música folclórica de su provincia con improvisaciones modernas. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 19 DE MAYO A LAS 21 HS. EN CARAS Y CARETAS. SARMIENTO 2037.

 

 

 

ROLANDO DI MARCO CUARTETO. Por la noche iluminada. Edición independiente.

Rolando Di Marco es otro guitarrista, cantante y compositor de muy buen nivel. En este, su segundo trabajo, (el primero, De las nubes y el cielo, fue comentado en este espacio), Di Marco ofrece un repertorio integrado (salvo una) por obras propias que muestran su ductilidad como instrumentista y letrista. Pero la peculiaridad mayor del disco es la instrumentación que lo acompaña, ya que Guillermo Wienke interpreta, el oud, el saz, la mandolina y el cuatro más la base rítmica de Manuel Villar Lifac en contrabajo y Gustavo Glusman en batería y la presencia de varios invitados en diversos instrumentos. La influencia principal de Di Marco son los ritmos folclóricos y rioplatenses; así se pueden escuchar el ritmo de huayno que da título al disco, la milonga El nombre de las cosas y la vidala Rey del aire. La sentida Canción para Manuel ofrece muy buenas participaciones de Valentina González en violín, Vicente Graciano en flauta traversa y Lucía De Marco en ukelele. En Isla de las flores hay una muy buena introducción de bandoneón de Ernesto Molina y En el mundo de las manos es un intenso candombe mientras que El río, tu boca, la noche es un lírico tema para voz y guitarra. La única obra de otro autor es la bella Gurisito, de Daniel Viglietti en la que se luce Belén Landry en clarinete. El atractivo CD finaliza con Rueda infinita, un candombe en el que participa el cantante uruguayo Pablo Routin. Jorge García.

ESTE DISCO SERA PRESENTADO EL 1O DE JUNIO Y EL 8 DE JULIO A LAS 21 HS. EN CIRCE, CORDOBA 4335.

 

 

 

 

 

 

 

SUSCRIPCIÓN
Si querés recibir semanalmente las novedades de elamante.com, dejanos tus datos acá:
ENCUESTA

¿Cuál es la mejor biopic de Steve Jobs?

Loading ... Loading ...